ARTE CONTEMPORÁNEO

 

SUEñOS Y CONFLICTOS

ARTISTAS LATINOAMERICANOS EN LA 

BIENAL DE VENECIA

 

 

 

La Bienal de Venecia este verano estuvo afectada, en su organización y desarrollo, por cuestiones de tipo político y económico. Las cuestiones de estética se mantuvieron en un segundo plano y la dirección de los curadores continuó siendo la misma que hace veinte años,esta vez una transvanguardia desteñida y pobre dejó al espectador ante un espectáculo general de desolación y falta de talento

 

 

RECORD DE ARTISTAS LATINOAMERICANOS EN LA BIENAL DE VENECIA 2007

 

Roma, Italia.- Unos cincuenta artistas latinoamericanos, entre ellos dos celebridades del arte contemporáneo, el argentino Guillermo Kuitca y el chileno Claudio Bravo, participan en la 52 edición de la Bienal de Arte de Venecia que abre sus puertas al público el próximo domingo.

La presencia de un número tan elevado de latinoamericanos, tanto aquellos invitados por el curador de la Bienal, Robert Storr, como por galerías privadas y por las autoridades del propio país para representarlo oficialmente, representa una ocasión única para el arte del continente.

El encuentro internacional de arte más antiguo del mundo, a cargo por primera vez de un reconocido crítico de arte estadounidense, rector de la Yale School of Art y por diez años curador del Museo de Arte Moderno de Nueva York, resulta un viaje por un mundo globalizado.

"El arte es un network (red) mundial" sostiene Storr, el cual quebró con el tradicional euro centrismo del evento y abrió ulteriormente la muestra al arte de todos los continentes, creando el primer pabellón africano de la historia e invitando a los "meninos de rua", los niños de la calle de Río de Janeiro.

El grupo "Morrinho", formado por 10 jóvenes presenta una obra colectiva divertida, "un juego", como la definió uno de los sus creadores al montar una reproducción en miniatura de una "favela", con ladrillos arrimados y coloreados lleno de juguetes.

"Es una Bienal con muchos ejes centrales, interactiva", la definió el crítico de arte Giovanni Visone, quien admitió que Storr fue a buscar el arte en los países más vitales: Brasil, Argentina, Japón y naturalmente Africa.

La Bienal "democrática", como fue calificada, resulta también fuertemente política, por lo que se abre con una obra de denuncia contra la dictadura militar y la hipocresía de la Iglesia católica, a cargo del controvertido argentino León Ferrari. A los 70 años, el irónico artista argentino admitió a la AFP: "de repente se han dado cuenta que existo".

Si bien los impactantes "Diarios" de Kuitca cumplen con el lema de la muestra "Piensa con los sentidos, siente con la mente", la obra del colombiano Oscar Muñoz, "Proyecto para un memorial", con cinco videos sincronizados, invitan a reflexionar sobre la memoria.

Otros dos colombianos, José Alejandro Restrepo y Rosario López, recogen sus preocupaciones sobre la religión con las imágenes de madres que lloran sus hijos y el presente gracias a la enorme escultura formada por una caja vacía de fique realizada por la artista bogotana.

En el pabellón del Instituto Italo Latinoamericano (IILA), bajo una sola bandera y con el título "Territorios", 21 artistas de todo el continente exponen en el elegante y céntrico Palacio Zenobio, en el casco histórico.

Una espectacular habitación infantil realizada toda con un impecable algodón blanco, del salvadoreño Ronald Morán, invita a reflexionar sobre la violencia que se genera dentro la familia.

Otro artista colombiano, Mario Opazo, presenta en ese espacio un video con una persona que realiza el gesto de enterrar y desenterrar, metáfora de su país, mientras que a la ecuatoriana Manuela Ribadeneira le es suficiente enterrar una navaja en la pared para denunciar la violencia histórica con su obra "Hago mío este continente".

Entre los países latinoamericanos con pabellón propio de los 76 presentes este año, casi todos localizados en la tradicional sede de los Jardines venecianos, figuran Argentina (Kuitca), Brasil (Jose Damasceno, Angela Detanico, Rafael Laín), Uruguay (Ernesto Vila) y Venezuela (Antonio Briceño).

Tras 50 años de ausencia regresó a Venecia el pabellón mexicano, en el Palacio Soranzo, con una obra interactiva de Rafael Lozano-Hemmer, quien juega con las sombras de las personas, la vigilancia, los espacios, en resumen el mundo de hoy.

 

 

Durante la inauguración, mientras que los artistas participantes no ocultaban su decepción e irritación por la negligencia con que se los había tratado, los políticos locales se celebraban entre sí. Un animador presentaba el programa como si se tratara de un show de televisión, desplegando elogios a la hospitalaria y culturalmente próspera Treviso, sobre la cual recaía por fin algo del brillo de la Bienal de Venecia.

En todo caso, la pretendida hospitalidad no alcanzó como para traducir al español los discursos, o por lo menos la moderación, por respeto a los huéspedes latinoamericanos. De la misma manera, el catálogo de esta exposición fue la única publicación de toda la Bienal, publicado exclusivamente en italiano.

Manifiesto de Protesta

Durante todo el evento, los artistas estuvieron sentados entre el público, sosteniendo unos globos que decían: No/Existimos.

Cuando finalizó el programa oficial, aprovecharon la oportunidad para leer un manifiesto de protesta - en italiano, pues querían finalmente, hacerse entender. Éste, estaba dirigido tanto a los organizadores de la Bienal de Venecia, como a las entidades responsables en los países de origen.
Vea el texto completo de la resolución.

Desafortunadamente, el nivel de las obras presentadas es bastante desparejo. Si bien en el catálogo se nombra un comisario, no así a un curador, y de hecho, no se percibe ningún concepto curatorial en la acumulación desmedida de obras para un espacio disponible tan reducido. Esta carencia, también es denunciada por los artistas en el manifiesto de protesta.







 

LA BIENAL DE VENECIA O EL TRIUNFO DE LA MEDIOCRIDAD

 "La Bienal es cada vez es más pobre, más ridícula, completamente desconectada de la realidad. Es una masturbación intelectual de unos cuantos que se entienden ellos mismos. Es ese tipo de arte que es muy visitado durante ocho días, mientras duran los cócteles, y después no va nunca nadie, porque ¿quién quiere ver eso? A nadie le interesa. Además, como el 90 por ciento de las obras dependen de la electricidad, si se va la luz se acaba la Bienal".

Fernando Botero
 

Todas las bienales obedecen  a lineamientos y criterios políticos preestablecidos. La Bienal de Venecia este verano estuvo afectada, en su organización y desarrollo, por cuestiones de tipo político y económico. Los asuntos de estética se mantuvieron en un segundo plano y la dirección de los curadores continuó siendo la misma que hace veinte años, esta vez una transvanguardia desteñida y pobre dejó al espectador ante un espectáculo general de desolación y falta de talento.

La fama y el prestigio que acompañan la bienal de Venecia no le impide escapar a esos designios. La elección del tema y de los artistas que habrían de tratarlo se manejan con criterios que están fuera de los linderos de la estética. 

Es lamentable, porque no hay para el artista un espacio libre, sino dirigido, reglamentado, a veces (como en este caso) de manera explicita. Este error yace en el  título mismo de la bienal "La dictadura del espectador" al sugerir que quien manda o dirige el proceso de comunicación del arte es el espectador, a quien implícitamente se le señala como un dictador.  Más que sueños, se trata de una bienal de conflictos, donde intereses ajenos a la expresión artística se apoderan de los recursos propios para el desarrollo de las artes visuales. La realidad es que no es el espectador ni el artista quien rige.  Son unos cuantos curadores convertidos en los sacerdotes de este rito cultural informe llamado contemporaneidad.  

Como siempre, se trata de una manifestación multidisciplinaria. Los organizadores tienen a su cuidado elegir temas innovadores en los campos de la arquitectura, artes visuales, el cine, la danza, la música y teatro.

En 2002 se ha renovado apenas la junta directiva, presidida por Franco Bernabè y compuesto de la costa de Paul (vice presidente), de Amerigo Restucci, Fiume de Valerio y de Severino Salvemini. En su primera reunión del 21 de marzo de 2002, el CDA ha examinado los programas de la actividad de los campos culturales y ha deliberado en los nombramientos relativos.

En detalle, se abriga el pensamiento, el pronóstico de modificaciones posibles , limitar - para los nombramientos realizados - el mandato de todos los directores artísticos a un año de la actividad o de una edición de las manifestaciones respectivas. Esto también para caracterizar una bienal nueva, de búsqueda y de experimentación, del pluralista y de dinámicas en los varias idiomas y sectores de la cultura contemporánea. 

En el plan de organización, el CDA de la bienal se han iniciado algunas iniciativas importantes. ¿Ha sido esto inscrito como un componente  de la sociedad Lido de Venecia? Se ha criticado públicamente en Venecia que eventos  y conferencias del balneario, hayan sido destinadas para hacer concesiones de parcelas y propiedades inmobiliarias del Lido, que continuarán sin embargo siendo aplicaciones para la extensión del Festival de Cine. Se ha aprobado la constitución de una sociedad mixta para realizar los servicios técnicos y los logísticos, y se ha fijado su localización en el balneario.  Por otra parte se han apoderado de Marsilio Editori con un acuerdo de sociedad, que ensamblará Biennale y Marsilio por 5 años un plan que se cree innovador. 

De la reforma de 1998, la bienal ratifica solamente su unicidad como gran centro del expositivo, pero también como laboratorio de la formación y de la producción artística. Aunque este papel rector de las artes, de cualquier organismo, es discutible, en los años pasados ha sido importante, obteniendo resultados y un sentido de continuidad y de actividad en todos los campos. Esto también contribuyó a  la renovación de la organización, a la restauración y  a la recuperación de espacios históricos prestigiosos para Venecia, y  para las actividades artísticas y de la exposición.

La Bienal ha dado de nuevo a la ciudad nuevas áreas expositivas  (más de 9000 metros cuadrados.) y del servicio (librerías, bibliotecas, centros culturales) y se han recuperado tanto el viejo arsenal (las artillerías, Gaggiandre y Tese), que ensamblan al Corderie y al Jardín del Castillo que crean espacios plurales de excepcional belleza para el arte y la arquitectura.

En 1999 se abrió el teatro verde en la Isla de San George (de 1300 plazas, al aire libre ), y se han ensamblado en los 2000 arsenales pequeños teatros (330 plazas) y un Teatro Fijo (de 500 plazas), equipado con las estructuras y utilería necesaria, ideal para las presentaciones del arte contemporáneo.

FERNANDO UREÑA RIB

FICHA DE LA BIENAL

 

“Sueños y conflictos: la dictadura del espectador” es el tema de la 50ª Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, que tendrá lugar en los edificios del Arsenal (del siglo XVI), en los históricos Jardines de la Bienal, en el Museo Correr y en otros espacios de la ciudad.
 

“Un evento de arte contemporáneo es el resultado del enfrentamiento entre el sueño estético y el documento del conflicto”. Así describe el director Francesco Bonami la idea central de la exposición. Se trata de hallar el equilibrio entre arte y realidad, metáfora y mensaje, representación y documentación.
Para esta edición Bonami ha optado por multiplicar las perspectivas de las artes visuales en el mundo. La 50ª Exposición Internacional de Arte se presentará como un archipiélago de reseñas, cada una con un título, un equipo y un proyecto autónomo, donde se manifestarán las diferentes esencias del arte contemporáneo.

Los Jardines y el Arsenal hospedarán tres muestras a cargo de Bonami: “Ritardi e Rivoluzioni”, “Clandestini” y “Pittura/Painting. Da Rauschenberg a Murakami, 1964-2003”. Ofrecerán al espectador un mapa del arte contemporáneo con secciones como “Smottamenti”, “Sistemi individuali”, “Zona d'Urgenza”, “La struttura della sopravvivenza”, “Rappresentazioni arabe contemporanee”, “Il Quotidiano Alterato”, “Stazione Utopia”, “La Zona”. El espectador-lector del mapa podrá trazar un itinerario personalporque no existe un orden preestablecido sino diferentes sitios con numerosas visiones y tendencias.
En el Museo Correr tendrá lugar la gran retrospectiva “Pittura/Painting. Da Rauschenberg a Murakami 1964-2003”, que reconstruye la evolución de la pintura desde la 32ª Exposición Internacional de 1964, cuando fue premiado Robert Rauschenberg, hasta hoy.
 


"Pienso que hoy no puede hacerse una exposición que sea sólo un sueño, arte, ejercicio estético, pero tampoco es posible hacer una exposición que sea puramente documental. En este sentido, el lema pretende mostrar este encuentro entre el sueño estético y el conflicto del documento".

Francesco Bonami, director de la 50ª Bienal de Venecia


"La Bienal es una masturbación intelectual de unos cuantos que se entienden entre ellos mismos".
Fernando Botero


El 14 de Junio se inauguró la 50ª Bienal de Venecia en la que se presentan los trabajos de 380 artistas repartidos en 64 pabellones entre los que se incluye por primera vez el de China e Irán.


Bajo el tema general "Sueños y conflictos - La dictadura del espectador" y con un presupuesto de 6.2 millones de euros su director artístico, Francesco Bonami la plantea como una exposición de exposiciones:"Se trata de acercar el arte al público a través de una selección de temas de la esfera social, con comisarios diversos que trabajen con unas líneas de pensamiento que puedan identificarse con el individuo como espectador, de componer un mapa que abarcaría diversas áreas, como las islas de un archipiélago, cada uno con su propia identidad e independencia".


En esta edición Bonami, que es también conservador jefe del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, ha dado total autonomía a los comisarios. "el mundo es muy grande y creo que no es posible que un solo comisario pueda construir una gran exposición como la bienal a partir de una visión única y un pensamiento único" . Están entre otros, Catherine David, Carlos Basualdo, Gabriel Orozco, Hou Hanru..


Pero arte contemporáneo y polémica son conceptos íntimamente ligados la mayoría de las veces. (¿Recordáis al ministro de Cultura británico Kim Howells que después de haber visitado las obras de los finalistas del Premio Turner 2002, el más prestigioso de su país comentó "si esto es el arte británico, el arte británico es una mierda conceptual?).

Arte y polémica...y esta edición de la bienal no iba a ser una excepción.

Fernando Botero opina: "La Bienal es cada vez es más pobre, más ridícula, completamente desconectada de la realidad. Es una masturbación intelectual de unos cuantos que se entienden ellos mismos. Es ese tipo de arte que es muy visitado durante ocho días, mientras duran los cócteles, y después no va nunca nadie, porque ¿quién quiere ver eso? A nadie le interesa. Además, como el 90 por ciento de las obras dependen de la electricidad, si se va la luz se acaba la Bienal".

Santiago Sierra es el artista elegido por el ministerio de exteriores para representar al pabellón español. Su elección ha sido controvertida como gran parte de su obra.


Considerado por algunos como un explotador, tiene un buen currículo de acciones polémicas. Os podemos citar algunas como contratar durante dos semanas, cuatro horas diarias, a un indigente en un hueco bajo tierra, a siete dólares la hora para la realización de unas fotografías. O pagar 20 dólares a 10 personas para masturbarse separadamente en casa de una de ellas y frente a una cámara de vídeo. O pagar a '200 personas para se teñidas de rubio', en la anterior bienal de Venecia


"Perverso no es masturbarse o tatuarse la piel. De hecho, yo me masturbo -confiesa Sierra-. La perversión está en el hecho de pagar a personas, en comprar cuerpos, voluntades, tiempo". Sierra confiesa que su arte parte de unos principios primarios que le han llevado a la mercancía como objeto fabricado. Esa mercancía genera lucha de clases y conflictos: "Tenemos la sensación de que las cosas ocurren en el telediario y hay un desplazamiento de clases sociales donde unas se han posicionado".


Por último citar a Pedro Morales representante de Venezuela para la bienal de Arte de Venecia cuyo proyecto City Rooms ha sido retirado por el gobierno venezolano por considerar que contenía elementos que agreden la imagen de Venezuela como país. En consecuencia, se retiró la participación oficial de Venezuela en este evento'

Pedro Morales explica la decisión: 'Debo decir que en Venecia Venezuela tiene derecho a mostrarle al planeta lo que le pasa. El arte es un lenguaje vivo muy poderoso, aislarse y encerrarse es precisamente lo que no podemos estar haciendo voluntariamente. Por eso asumí mi presencia en Venecia como una manera de no callar ni la creación ni la realidad. El mundo no se detiene en las fronteras, y eso describe en parte también a mi obra.

Irónicamente, los espectadores oficiales de la cultura la han efectivamente censurado, bajo rebuscados argumentos, y han retirado la participación oficial venezolana para así inhibir su participación.


OTRAS NOTICIAS

 " México, 16 de Abr.- El pintor y escultor colombiano Fernando Botero acusó a las autoridades de la Bienal de Arte de Venecia de ''amordazarlo'', tras la decisión de retirar anticipadamente 20 monumentales esculturas de bronce expuestas en la ciudad. ''Me están amordazando'', declaró Botero en una entrevista durante la cual no escondió su aversión por el arte contemporáneo y por lo que llamó "la dictadura del video y la instalación'', dijo el artista a la agencia de noticias AFP...

La muestra Botero en Venecia, abierta al público el domingo y repartida entre el Palacio Ducal (25 pinturas) y los encantadores ''campos'' (plazas) venecianos, en donde fueron instaladas 20 esculturas de bronce, ha despertado fuertes polémicas, sobre todo después de que la entidad veneciana encargada de la bienal exigiera el retiro de las esculturas. ''Me están amordazando quitándome las esculturas. Afortunadamente los cuadros van a estar aquí [en el Palacio Ducal] hasta fines de julio y las esculturas estarán en las calles y en los canales de Venecia por dos meses. Pero me hubiera encantado, como me lo habían propuesto originalmente, que estuvieran hasta fines de julio'', comentó. ''Yo estaba invitado a tener mis esculturas en Venecia hasta finales de julio.

La Bienal, que es una entidad muy importante aquí, pidió que se quitaran las esculturas antes de que se inaugurara la edición de este año [el 15 de junio]. Yo lo entiendo, porque la competencia era demasiado grande. Ellos están en un rincón perdido de Venecia, en los jardines, y yo en pleno centro. Les iba a hacer la sombra total'', aseguró con tono irónico. Para el artista ''antioqueño'', nacido en Medellín en 1932, apasionado defensor de la pintura clásica, a la que fue conociendo cuando pasó por la Academia de San Fernando de Madrid y luego por la de San Marcos de Florencia, el pedido de la Bienal es sintomático.

''Es que hay dos puntos de vista en el arte; es decir, el mío, que cree que el arte vive ligado a una tradición, y otro movimiento que sencilllamente se olvidó de que hubieron cinco mil años antes de arte y que está haciendo cosas que encuentro sinceramente ridículas'', sostuvo el artista. ''Es que este movimiento del video y la instalación se ha vuelto la dictadura del video y la instalación. Es como en los estados totalitarios que no dejan hablar a la oposición. En el fondo me están amordazando, no permitiéndome exponer'', clamó. FUENTE: lanota.com"



 

 

 

 

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: May 21, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory