PINTURAS Y ESCULTURASPintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

 

 

 

 

SANTO DOMINGO 

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

 

LITERATURA DOMINICANA

 

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

FERNANDO UREÑA RIB

fábulas urbanas

 

 

 

 

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

 

Me costó años de investigación cuidadosa, agitadas noches de insomnio, además de caer en una maraña de incomprensiones y vicisitudes. Los libros de medicina guardaban hermético silencio. Los místicos se habían ido demasiado lejos y se diluían en extensas meditaciones. Fue en una de esas meditaciones que quedé absorto contemplando mi ombligo. Un simple pliego en espiral invertida, con un oscuro punto interior que subía, bajaba y se desdoblaba con lenta y deliciosa movilidad. Mis ojos estaban atentos contemplando la oscilación y casi instantáneamente quedé hipnotizado, transportado a los dichosos días de mi vida uterina. Todo lo recibía entonces por el cordón umbilical: El amor, el afecto, el alimento. Era por ese oído alargado que percibía ritmos, latidos, pulsaciones. Me preguntaba ahora por qué aquellas funciones habrían de concluir abruptamente. Por qué habíamos reducido el ombligo a simple cosedura, a recuerdo inenarrable del tiempo en que nadie nos conocía, cuando aun no teníamos nombre ni apellido; a símbolo que no puedes borrar con un simple estropajo de baño.

Es cierto que el ombligo ha subyugado eróticamente a media humanidad que ha encontrado en él, el rincón maternal donde acurrucar un beso. Pero aparte de esas intimidades el ombligo ha sido inexplicablemente ocultado, suprimido. Cuando se le exhibe un diamante, un dije o una ajorca lo reducen a un vergonzoso segundo plano. Y para qué hablar de correas, tatuajes, bandas, fajas, corsés y ligaduras. Concluí que el amordazamiento del ombligo no solo obstaculiza su potencial biológico, sino sus dotes comunicativas, su capacidad estetoscópica. Bien visto el ombligo es un oído invertido, emisor y receptor de ondas del que se han olvidado miserablemente espías, agentes de seguridad y japoneses.

Llegado a esta conclusión comenzó mi labor. Confusas ecuaciones, operaciones matemáticas y físicas complejas no consiguieron despistarme. Abrí consulta y decidí hacer investigación sobre el terreno. Pronto me hallé inmerso en una labor de auscultación que iba desde la mirada discreta y lejana hasta estudios microscópicos que me hacían sentir como el arqueólogo que desentierra una ciudad antigua. Medía y anotaba los resultados micra por micra, milímetro por milímetro.

Lo que sorprende de inmediato al estudioso del ombligo es su diversidad. No hay dos ombligos iguales. Si bien todos saben que el ombligo no es creación divina, pocos han reparado en su innegable humanidad; no solo porque se trata de faena de parteros, sino porque ni aves ni peces ni serpiente tienen ombligos. Perros, gatos y cabras si los tienen saben ocultarlos muy bien. No hace falta molestarse buscándolo en batracios, arácnidos e insectos. Sospechaba con modestia que no sería yo ni el primero ni el único en descubrir las innúmeras propiedades del ombligo. De modo que fui a dar a los libros.

Era cosa de ver la filosofía, la historia, el arte, la moda y la psicología a través del ombligo. No voy a cansarles ahora con mis extensas notas, pero les adelanto que no pocas filosofías parten de la contemplación del ombligo. Señor Buda, perdone usted. Si dije antes que no hay dos ombligos iguales me parece justo apuntar aquí que no existe tampoco nadie con dos, tres o cuatro ombligo. No estaría completo este informe si no señalara de inmediato su ubicación: Es el centro anatómico de la figura humana, como bien lo determinó Leonardo da Vinci en sus dibujos, para beneficio de obstetras y parteras que bien pudieran equivocarse amarrando y cortando otra tripita.

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: April 29, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
free hit counter