UREÑA RIB

OBRA PICTÓRICA

 

 

 

 

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

LITERATURA LATINOAMERICANA

ANDRES L. MATEO

AMADO NERVO

ANTONIO FERNÁNDEZ SPENCER

CARLOS FUENTES

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

ERNESTO SABATO

JEANNETTE MILLER

JOSÉ ALCÁNTARA ALMÁNZAR

JOSÉ MÁRMOL

JOSÉ RAFAEL LANTIGUA

JUAN BOSCH

JUAN JOSÉ ARREOLA

JUAN RULFO

JULIA ÁLVAREZ

JULIO CORTÁZAR

FERNANDO UREÑA RIB

FRANKLIN MIESES BURGOS

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

LEOPOLDO LUGONES

MARIO BENEDETTI

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MANUEL DEL CABRAL

MANUEL RUEDA

MARIO VARGAS LLOSA

MARTA TRABA

OCTAVIO PAZ

PABLO NERUDA

PEDRO HERNRÍQUEZ UREÑA

PEDRO GRANADOS

PEDRO MIR

PEDRO PEIX

HILMA CONTRERAS

RITA INDIANA HERNÁNDEZ

SALOME UREÑA 

 

CUENTOS DOMINICANOS

 

LA SELVA DE LOS MALENTENDIDOS

FERNANDO UREÑA RIB

EL SOBRESALTO

 

 

GERMINACIONES. PINTURA  AL ÓLEO DE FERNANDO UREÑA RIB

 

 

EL SOBRESALTO


 I


La vida de Ofelia transcurría sin sobresaltos. Algunos problemas menores irrumpieron en el hastío y la monotonía de sus casi tres décadas de matrimonio. Sus hijos y su marido la amaron y compartieron con ella una cotidianidad tranquila y reservada que en muy poco difería de las demás familias que vivían en aquella zona residencial de Gascue. 

Pero una mañana don Ernesto Silveira amaneció muerto sin que nadie supiera por qué. Como conservó para la eternidad una espléndida sonrisa, nadie puso en duda que se trataba de una muerte natural. No había rasguños, forcejeo, ni marcas de angustia o de lucha. Los médicos amigos de Ofelia descartaron un paro cardíaco o algún derrame cerebral, porque no apareció la menor señal de estertores, babas ni agonía. 

En la funeraria su rostro se veía rozagante, iluminado. Todos aceptaron la repentina muerte como una decisión divina o como acto irrevocable del destino. Todos, menos Ofelia. Ella encontró en su traje vestigios y evidencias que en aquel sombrío momento decidió callar. “Le llegó su hora y murió” dijo secamente Almar, el hijo mayor. Airina, la menor, se limitó a rodearla por los hombros, sin decir una palabra. 

Ellos sabían que desde hacía algunos años la pareja había decidido dormir en habitaciones separadas de la amplia mansión, heredad de Ofelia. Se dijo que era solo debido a los estruendosos ronquidos de Ernesto. Se reunían para cenar a las siete y a eso de las ocho don Ernesto salía a su caminata habitual que según él le llevaba a los casinos del Malecón, al Ateneo o alguna de las tertulias con sus amigos poetas, vagos y pintores que se reunían en El Cantábrico. 

A Ofelia no le importaba. El sexo era para ella historia antigua. Le era menos trabajoso encender el televisor o hablar con las amigas al teléfono. Se acostaba puntualmente a las diez y a eso de las ocho de la mañana le traía sus pantuflas, el café y los periódicos. Ernesto se tardaba un par de eternidades leyendo en su baño y no salía hasta repasar los titulares, las notas editoriales y las luctuosas. No había discordias. Los diálogos entre ellos eran parcos y rozaban apenas alguna novedad social o familiar. El almuerzo y la cena los servía Azucena, una joven mucama que Ofelia misma había entrenado en las artes del hogar. 

La noche antes de su muerte, Ernesto cenó poco. Se retiró a sus habitaciones y ella sólo sintió la aureola de su perfume revoloteando el aire, cuando él se escabulló por el pasillo sin el acostumbrado beso de buenas noches. Esa noche repetían una de esas películas interminables de la televisión que Ofelia nunca lograba ver completa. Se acostó muy pasadas las doce si oír a Ernesto llegar. Se durmió a eso de la una, vencida por las imágenes tumultuosas del film. 

Cuando fue a llevarle las pantuflas ya él estaba muerto. Lucía impecablemente vestido y oloroso. Una sonrisa inefable iluminaba su rostro. No fue preciso vestirlo ni maquillarlo para las honras fúnebres. Los de la casa mortuoria solo tuvieron que trasladar el cuerpo al ataúd. Ella hizo un par de llamadas y al poco rato empezaron a llegar coronas de flores de las logias, tertulias, empresas e instituciones a las que perteneció. En la misa de cuerpo presente el párroco elogió las ejemplares dotes morales del varón y sus generosas contribuciones a la iglesia. 

Ofelia mantuvo una postura digna y serena durante las exequias. No derramó una lágrima. Antes de que terminaran los sufragios y partiera el ataúd, ella contempló la apacible sonrisa del difunto y revisó una por una las coronas que continuaban llegando. Del gobierno, de los líderes políticos, de los gerentes, de los generales, de los familiares lejanos. Entre todas hubo una que le llamó la atención. Orlada sobre un fondo de rojo tafetán oscuro se leía: “De Lucía, tu último y más grande amor.” 

Arrebatada por un irracional impulso, Ofelia Santander de Silveira se volteó iracunda y su mirada fulminante tropezó con el rostro de una mujer joven y desconocida, tras unos lentes oscuros, vestida de negro. Y sin decir una palabra, obedeciendo instintivamente el mismo impulso, Ofelia dio rápidamente tres pasos y en un sobresalto, propinó una sonora y memorable bofetada a la cara de Lucía Cienfuentes. Para alivio de todos, quienes conocían esa historia secreta, menos ella. 

 

 

FERNANDO UREÑA RIB

FÁBULAS URBANAS

 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: June 01, 2013
 

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006  
free hit counter