UREÑA RIB

 

 
PINTORES DOMINICANOS

 

 

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AURELIO GRISANTY

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CLARA LEDESMA

CARLOS HINOJOSA

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOSEP GAUSACHS

JORGE SEVERINO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MANOLO PASCUAL

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SOUCY DE PELLERANO

TONY CAPELLAN

VICENTE PIMENTEL

 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MAL ENAMORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS 

 
ARTE DOMINICANO
 

EL DIBUJO Y LA ESCULTURA DE

FERNANDO UREÑA RIB

MARIANNE DE TOLENTINO

 

 

Las ninfas danzantes de Fernando Urena Rib en la pintura dominicana

NINFAS DANZANTES. PINTURA AL ÓLEO DE FERNANDO UREÑA RIB. 80X50".COLECCIÓN DEL ARTISTA

 

 

 

 

EL DIBUJO Y LA ESCULTURA DE FERNANDO UREÑA RIB

 

Fernando Ureña Rib, dejando fluir su vena de introspección literaria escribió presentando su exposición "Intima": Hay formas que se buscan, que se tocan, /que se llaman oscuramente o que envían señales y / destejen enigmas, que elaboran sustancias maternales. Ese auto análisis corresponde tanto al dibujo como a la pintura, pues el artista lo hemos dicho varias veces es un excelente dibujante. Así mismo manifiesta talento y oficio en la escultura, pese a que cultiva mucho menos esa categoría plástica.

En la producción de un artista siempre hay una categoría dominante. Si incursiona en la escultura, la pintura, el dibujo, el grabado, simultáneamente se dedica más a una de esas formulaciones con excepción del grabado que puede llegar a ser una faceta paralela de tanta importancia y de mayor difusión . Fernando Ureña Rib ha manejado al mismo tiempo el dibujo y la pintura, sobresaliendo el primero en ciertos períodos, últimamente "naciendo" de una fase y una solución esencialmente pictóricas: lo comprobamos en la muestra de diciembre de 1988. En cuanto a la escultura ocurre un fenómeno peculiar. ¡Ocho años atrás las tallas policromas de Fernando Ureña Rib, orgánicas, fantásticas y surrealizantes dejaban entrever lo que hoy en su pintura es su última metamorfosis!

Con su apego al dibujo Fernando Ureña Rib en buena compañía, compartiendo esa afinidad con los más grandes del arte universal pasado y presente y del arte dominicano Colson, Yoryi Morel, Darío Suro, Ada Balcácer, Peña Defilló, Ramón Oviedo para citar algunos nombres, son grandes pintores y grandes dibujantes . Ayer, Ingres llamaba el dibujo "la probidad del arte" , hoy el crítico de arte Gerard Xuriguera lo llama "un lenguaje para tratar con el espíritu", "una gramática del trazo", "el refugio de los puros" . Calificaciones susceptibles de aplicarse a la vertiente dibujística de Fernando Ureña Rib, en su rigor, en su diversificación, en su fluidez. Cree y hace creer en el poder expresivo y la infinita riqueza de la línea.

A pesar de abordar el dibujo con mano de virtuoso, hay artistas que lo relean a una posición secundaria, como bosquejo preliminar, a veces simple nota necesaria para capturar la fugacidad de la inspiración. Probablemente a Fernando Ureña Rib le habrá sucedido ejecutar esa clase de dibujo que se asemeja al primer brote de creación. Sin embargo, fundamentalmente él es de los que consideran el dibujo como forma de comunicación completa y autónoma capaz de todos los efectos y de todas las expresiones. Más aún, cuando en los años del despegue de la pintura no alcanzaba la plenitud, el dibujo imponía su intensidad y su independencia a través de la nitidez y la eficacia de la imagen gráfica.

Por esta misma razón no sería exacto hacer derivar el proceso evolutivo del dibujo a través de la pintura. Fernando Ureña Rib ha tratado sus diversos períodos deteniéndose en distintos peldaños de la figuración mediante la pintura y el dibujo. En ambas categorías él adoptó los mismos temas: el hombre y mayormente la mujer, la fauna, la flora y recientemente un nuevo cosmos se suma, funde y reordena los temas anteriores.

El dibujo se volvió tan imperativo en la fase caricaturesca y las primeras aproximaciones oníricas que pretendía simplemente cambiar la instrumentación y los materiales que para inscribir y construir sus formas, utilizando el pincel, el lienzo. ¡No se podía disfrutar la pintura independientemente del dibujo! Tal fenómeno no perduró ni se generalizó pero sí se manifestó. Por otra parte, debemos referirnos a una característica especial que concierne a los trabajos más recientes y el surrealismo fantástico.

A pesar de que el ojo entrenado capta la fuerza y la seguridad dibujística debajo de las sustancias y los acordes del color, sobresale últimamente la pintura, su densidad, su textura. Cuando Fernando Ureña Rib hace pocas semanas anunció que iba a presentar una muestra de dibujos, nos preguntamos de inmediato si sería una transferencia del período surrealizante y lo que iba a lograr cambiando tan afortunados elementos cromáticos y facturales... O si se devolviese hacia expresiones anteriores. Nos sorprendimos al observar efectivamente la transferencia de ese mundo reinventado... Al dibujo más puro y exigente en su definición. Nos sorprendimos también al apreciar la misma calidad estética y poética.

Seguimos dedicando igual aprecio y elogio a aquellos dibujos en blanco y negro ejecutados con toda la ligereza y la volubilidad de la plumilla. Reinaba la línea con sus efusiones gestuales, su nerviosidad controlada, su delicadeza de filigrana. Instrumentaba los signos frutales, florales, foliáceos, anatómicos, primero analizados durante años, ahora plasmados en síntesis, insólita y encantatoria. La línea y sus variaciones llegaban a traducir la organicidad y la sensualidad que hubiéramos podido considerar como resonancia propiamente pictórica. Esa calidad escriptual de la línea, limpidez impecable, pero más risueña que austera, ha identificado el dibujo de Fernando Ureña Rib desde los inicios. Siempre ha sabido extenderlas, doblarla, enlazarla, enrejarla. El trazo, ligero, llega a ser casi inmaterial... Tupido o tramado se vuelve portador de sombra o de drama. Cabe señalar que en el dibujo de Fernando Ureña Rib intervienen, en su gracia y velocidad, los arabescos y filamentos de tinta, pero también el valor intrínseco del blanco como fondo. Espacio, atmósfera. Notemos que, en la evolución dibujística cobraba antes mayor relevancia el significado sátira de facciones y muecas, poesía y belleza de las figuras, según el tema , En el presente, por los caminos de la neo abstracción y del surrealismo, se intensifica más la instrumentación de la imagen en su exquisitez en las virtudes del trazo.

 MARIANNE DE TOLENTINO

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum