UREÑA RIB

 

 
PINTORES DOMINICANOS

 

 

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AURELIO GRISANTY

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CLARA LEDESMA

CARLOS HINOJOSA

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOSEP GAUSACHS

JORGE SEVERINO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MANOLO PASCUAL

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SOUCY DE PELLERANO

TONY CAPELLAN

VICENTE PIMENTEL

 

ARTE DOMINICANO

 

LO ERÓTICO MARINO EN

FERNANDO UREÑA RIB

IGNACIO NOVA
 

 

La obra sugestiva y sensual de Fernando Ureña Rib es ponderada por el crítico Ignacio Nova

 MADRE PERLA. ÓLEO SOBRE LIENZO DE FERNANDO UREÑA RIB.40X60 PULGADAS

 

 

 


 
En la exposición que bajo los auspicios del Banco Popular Dominicano presenta Fernando Ureña Rib en la Casa del Cordón de la Zona Colonial de Santo Domingo, encontramos a otro exponente de esa corriente de la plástica moderna que observo con gran atención por su tendencia a recuperar los símbolos de la experiencia nacional. Esos símbolos recuperados están vinculados a fenómenos insulares.


Ada Balcácer, Peña Defilló, Domingo Liz, para mencionar apenas un puñado valioso, se ven continuados por una generación que prepara el relevo y que amplia la visión de una isla que desde 1960 se ve a sí misma, introspectivamente. Fernando Ureña Rib es uno de esos modernos nacionalistas. Es muy posible que contra su pintura se escuchen las objeciones de quienes impávidamente le ven alejarse del repertorio iconográfico de las escuelas foráneas y de las ilustraciones de revista.


No pecaría al afirmar que contra cualquier objeción ese sea el mayor de los méritos de Ureña Rib. ¿Cuántos de nosotros no entretuvimos nuestros soñadores años de adolescencia recogiendo los caracoles y moluscos propios de nuestras playas? De modo que un aspecto nada despreciable de esta muestra es el producto de una imagen retrospectiva y de imágenes vinculadas a nosotros. Imágenes que hablan de nuestro modo de ser y que nos conducen hacia  lo erótico.
En la obra que hoy exhibe Fernando Ureña Rib, esos pobladores de las aguas se han agigantado para llenar composiciones enteras siendo por demás, los personajes  únicos de un quehacer matizado por el lirismo, la intensidad del  azul y la seguridad del oficio.


Otras veces, a partir de una morfología particular, Ureña reconstruye o inventa un armazón erótico en el que las ondulaciones lineales y los colores carnales se unen a las alusiones o revelaciones vulbulares. De modo que el Eros, universalmente concebido se expresa para que la sexualidad animal o vegetal se revele como única y universal.
 

De hecho, el parentesco estructural y morfológico de la mayoría de los órganos reproductivos de seres de la naturaleza es el motivo discreto de la obra de Ureña Rib. Le presiento ensimismado, buscando diferencias a través de un dibujo que domina a la perfección para encontrar su fracaso que es la verdad: la similitud. Así le vemos alegrarse con su descubrimiento.  Pinta alegre y satisfecho. Ese hecho simple y olvidado que no en poca medida le permite hablar de encantadoras leyendas propias de un mundo intelectual bien asimilado.


No importa entonces, que empiece a pintar: poco a poco sus objetos transmutan de flores a conchas, a moluscos, a vulvas, a simientes... y todos estos conjugados, enredados en una copulación total, reúnen al fin sus atributos y logran un gran todo que paradójicamente no nos resulta extraño ni enigmático porque en el fondo de nosotros mismos estamos seguros de lo que estamos viendo aunque no lo creamos.

En el recorrido que de esta exposición hacemos, al máximo somos unos incrédulos felices. Sí  en un inicio del diálogo obra - espectador nos resistimos a reconocer lo que vemos es porque eso está ahí, de modo tan directo y a la vez tan magnificado que extrañamos que alguien haya tenido tal valentía. Así que el primer impulso que sentimos es el de iniciar un ejercicio desconcertante de búsquedas y referencias para que las obras dejen de ser lo que son y sean otras. Vano esfuerzo. Al final resultamos derrotados.

La seguridad de las imágenes que se yuxtaponen, sí, a otras o se entrelazan, nos revela finalmente una verdad carnal, un juego completamente erótico en el que los órganos sexuales y las formas marinas se han aglomerado,  juntos, en una arquitectura fantástica en la que lo onírico no deja de estar presente aunque no se desencadene como fuerza determinante de sus relaciones porque los objetos forman un todo y no un tipo nuevo de circunstancia.

Es Fernando Ureña Rib y somos nosotros y nuestros mares ahí dentro de los lienzos. Esta afirmación valora la originalidad de Ureña. Y la que la antecede no debe ser confundida.

 

IGNACIO NOVA

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: April 14, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
free hit counter