Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

ARTISTAS DOMINICANOS EN LA COLECCIÓN DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS

 

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

ALBERTO ULLOA

ALONSO CUEVAS

AMABLE STERLING

AMADO MELO

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

ANTONIO TORIBIO

ASDRÚBAL DOMÍNGUEZ

AURELIO GRISANTY

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CELESTE WOSS Y GIL

CARLOS ACERO

CARLOS HINOJOSA

CARLOS SANGIOVANNI

DANILO DE LOS SANTO

CLARA LEDESMAS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIGIO PICHARDO

ELIU ALMONTE

ENRIQUILLO RODRÍGUEZ A.

EUGENIO FERNANDEZ GRANELL

EZEQUIEL TABERAS

FABIO DOMÍNGUEZ

FAUSTINO PÉREZ

FELIX BERROA

FREDDY CABRAL

FREDDY JAVIER

FREDDY RODRÍGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

GEORGE HAUSDORF

GEO RIPLEY

GILBERTO HERNÁNDEZ ORTEGA

GUILLO PÉREZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JESÚS DESANGLES

JOAQUÍN CIPRIÁN

JOHNY BONELLY

JOSÉ CESTERO

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ GARCÍA CORDERO

JOSÉ MIURA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMÍREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JOSÉ SEJO

JOSÉ VELA ZANETTI

JUAN MAYI

JUAN MEDINA

JOSEP GAUSACHS

JORGE PINEDA

JORGE SEVERINO

JULIO NATERA

JULIO VALDEZ

JULIO SUSANA

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

FRANZ UREÑA RIB

LEOPOLDO NAVARRO

LEO NUÑEZ

LEÓN BOSCH

LUÍS LAMA

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

LUÍS MUÑOZ

LUZ SEVERINO

MANOLO PASCUAL

MANUEL MONTILLA

MARCOS LORA READ

MARIANELA JIMENEZ

MARIANO ECKERT

MARIANO HERNÁNDEZ

MAYOBANEZ VARGAS

NIDIA SIERRA

ORLANDO MENICUCCI

OSCAR ABREU

PAUL GIUDICELLI

PLUTARCO ANDÚJAR

RADHAMÉS MEJÍA

RAMÓN OVIEDO

RAQUEL PAYEWONSKY

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SACHA TEBÓ

SAÍD MUSA

SOUCY DE PELLERANO

TETÉ MARELLA

THIMO PIMENTEL

TOMASÍN LÓPEZ RAMOS

TONY CAPELLAN

VÍCTOR ULLOA

VICENTE PIMENTEL

WILLY PÉREZ

YORY MOREL

 

 

 

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

CRÍTICAS

COLSON

DANZAS

DIBUJOS

EUROPA

FIGURACIONES

FORTUNA

FULGURANTES

ONÍRICA

LITÚRGICA

LÚDICA

MUSEO

MUJER

ORÁCULOS

OBRAS

ÓRFICAS

OTOÑO

POLÍTICA CULTURAL

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

TEXTOS

TRÓPICO

 

 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

 

ARTE DOMINICANO

 

CONSIDERACIONES SOBRE EL DESALOJO DEL CODAP

 

 

Ignacio Nova sobre la venta ilegal de un Inmueble asignado por decreto al CODAP
ignnova1@yahoo.com

Hoy, a las 9: de la mañana, en la tercera planta del edificio del Catastro Nacional, en la Ave. Jiménez Moya con Ave. Independencia, se celebrará una audiencia para conocer las pretensiones de desalojo de una firma comercial contra el Colegio Dominicano de Artistas Plásticos del local que ha ocupado durante casi veinte años. La Autorización de Intimación la contiene la Resolución No. 0968 del pasado 11 de octubre del 2007 despachada por el Dr. Fermín Castillo Mimaya, abogado del Estado ante la Jurisdicción Inmobiliaria. Aunque está convocada así, en realidad se trata de una audiencia para conocer sobre si tiene límite o no, o hay quien detenga o no, la soberbia de la corruptela contra, ahora, un sector de la cultura nacional, los artistas plásticos y visuales.

Resulta que un favorecido de este gobierno logró adquirir, en el año 2007 y por la irrisoria suma de un poco más de dos millones de pesos, un edificio colonial de dos plantas, valorado, incluso entonces, en mucho más que eso, y saltándose todos los procedimientos que establecen la Constitución y las Leyes. Su propiedad sobre el edificio ha querido ser establecida mediante el Certificado de Títulos No. 2007-2047, libro 2392, folio 151. Afecta a la edificación que desde 1991 aloja al Colegio Dominicano de Artistas Plásticos y muestra algo de decencia y cultura a los visitantes internacionales en medio de la casi arrabalizada, tomada por la violencia y la basura y prostituida hasta el tuétano Zona Colonial de Santo Domingo. La misma les fue donada, mediante el decreto No. 14-91, por el entonces Presidente de la República, Dr. Joaquín Balaguer. Pero mediante un contrato de venta del 21 de febrero del 2007, la propietaria del inmueble, la Sociedad Inmobiliaria, C. por A., perteneciente a CORDE y representada por su director de entonces, el Señor Leoncio Almánzar Objío, decidió vender el inmueble saltándose todas las formalidades de ley. Y quienes contravienen la Ley, ¿delinquen? El quinto “POR CUANTO” del referido contrato de venta es, por sí mismo, ilustrador al respecto. Dice: “POR CUANTO: LA VENDEDORA a través de la CORPORACIÓN DOMINICANA DE EMPRESAS ESTATALES (CORDE) ha solicitado al Honorable Presidente Constitucional de la República DR. LEONEL FERNÁNDEZ REYNA, la derogación del citado Decreto No. 14-91 de fecha 16 de Enero de 1991, lo que formalizó mediante comunicación (¡sic!) DG-00321 de fecha 15 de Diciembre del año 2006, ya que se aboca al cierre definitivo de sus actividades y necesita dejar resuelto los casos relativos a sus propiedades”. ¿Desde cuándo una comunicación, privada, es decir entre un Ejecutivo y un funcionario suyo, deroga un Decreto?

La derogación de un decreto, ¿no lo hace otro decreto, un acto legal del Ejecutivo y, por tanto, público, que incluso exige un asiento y comunicación para ser refrendado? Pero más que eso. Aún pretendiendo apoyar tal transacción sobre esto, al precio establecido en el Contrato de Venta (3 millones, 510 mil pesos) se le rebajó la friolera de 878 mil pesos (25%). Los abogados del CODAP alegan, han reseñado y documentado un conjunto de violaciones a la Constitución y las Leyes al respecto, que afectan y mandan en el caso de venta de edificaciones como las del CODAP que su mera enumeración pone los pelos de punta. Dice de lo que son capaces la ambición y la corruptela. Según estos profesionales del derecho, la venta de tal inmueble se saltó por los forros el esquema jurídico y el estado de derecho que conforman los siguientes instrumentos legales bajo cuya protección y amparo está el local del CODAP: a) el decreto 14- 91, que donó la casa a los artistas y cuya derogación no demuestra satisfactoriamente el acto de venta; b) la ley 318 del 14 de junio de 1968 que define el contenido que conforman el patrimonio monumental dominicano; el decreto 1357 del 29 de mayo de 1975, mediante el cual el ex Presidente Balaguer declaró de utilidad pública los bienes de la Sociedad Inmobiliaria, S. A., entre cuyos inmuebles consta el local del CODAP; c) la ley 389 del 8 de diciembre de 1981 que prohíbe transferir inmuebles otorgados en donación por el Estado, a menos que la apruebe el Congreso Nacional, lo que es cónsono con d) el artículo 55, inciso 10, de la Carta Magna que faculta al Ejecutivo a “Celebrar contratos sometiéndolos a la aprobación del Congreso Nacional, cuando contengan disposiciones relativas a la afectación de las rentas nacionales, a la enajenación de inmuebles, cuyo valor sea mayor de veinte mil pesos oro”; e) los artículos del 1 al 7 de la ley No. 524 de 1941 que obligaba a la Sociedad Inmobiliaria a tramitar sus propuestas de ventas a través del hoy Ministro de Hacienda; f) articulados específicos de la Ley 141-97 sobre capitalización que regulan procedimientos y ordenan una transparencia tan inequívoca que entre sus opciones no sólo incluye la publicación en diarios escritos sino, además, su transmisión televisiva; g) finalmente, el hecho de que el párrafo II del artículo 16 de esta ley remite su validez al inciso 10 del artículo 55 de la Constitución: obliga que toda venta sea aprobada por el Congreso.

Como vemos, de confirmarse como ciertas la vigencia de este paquete legal, estaríamos ante un increíble e insólito conjunto de violaciones: terribles, consistentes, progresivas, avasallantes; capaces de abocetar el engreimiento del poder, la colocación de administradores públicos por encima de la ciudadanía y del ordenamiento legal, al margen de un ordenamiento jurídico que tiene por objeto, según se nos dice a diario, construir un Estado de derecho. Y todo ante el abandono del sector cultural ya que el Ministro de esa cartera, aparte de un par de declaraciones, parece haber decidido no pisar la manguera de su colega funcionario. Eso es lo que hoy, a las nueve de la mañana, comprobará la nación toda. Si la violación a las leyes que ya lanza su nudo al cuello del arte y los artistas continuará hasta penetrar en el hogar de cada uno de nosotros, para dejarnos huérfanos, para quitar a todos lo que otros gobernantes, en este caso el presidente Balaguer, o Antonio Guzmán, o Jacobo Majluta, o el presidente Fernández, o Hipólito Mejía en ejercicio de las atribuciones que les confieren la Constitución y las leyes, les hayan donado o cedido. Y luego seguir como si nada, en su bacanal de impunidad, tan pretensiosos de honorabilidad y decencia, tan campantes…

Crisis, corruptela, tribunal y desalojo enfrenta nuestro Colegio Dominicano de Artistas Plásticos
Por Danilo de los Santos miembro de AICA/ ADCA/ CODAP

La crisis como manifestación aguda de un trastorno físico y moral, colectivamente observable en el cuerpo de la geografía y de la sociedad dominicana en el alba del siglo XXI, es espiritual, identitaria, institucional y de valores. En cada manifestación y correlacionadas, salta a la vista una consecuencia general: la situación difícil y tensa en el desenvolvimiento del ciudadano común, en el núcleo de la familia y en las organizaciones no gubernamentales ni políticas, porque son estas últimas asociadas a la estructura del poder oligárquico las que generan, alimentan y mantienen en vilo una zozobra general a todas luces direccionada hacia un fin que no es impredecible, sino contrariamente visible.

La percepción de compuerta abierta, aparentemente dejada al azar e irresponsable desde los estamentos dirigenciales principescos, se asemejan a los momentos históricos de la Patria en que aparecen y se enlazan las dictaduras modernas: la trujillista y la balaguerista, devenidas de una crisis democrática interna como la horacista y depresiva mundialmente hacia el 1930, así como la del llamado ¨ensayo de la democracia¨ durante los inicios del decenio 1960, marcada por el derrocamiento del Presidente Bosch, la revuelta constitucionalista, la segunda intervención estadounidense y la ubicación de un gobernante contrainsurgente, reformista y ¨pacificador¨. Con tales explicaciones y observando el escenario de la presente década 2010, desbordada de acentuada crisis de fe, de inseguridad, de latrocinio, de bandolerismo general, de pantalleo desarrollista y de acopio aldeano global, es pertinente la pregunta siguiente: ¿Se trata de una crisis colectiva en la que se ampara la postulación de otro angelote de la paz con augurio de encarnar el nuevo destino nacional?....

No es el caso de esta escritura seguir discurriendo sobre una crisis que tiene muchas señales en el seno de una sociedad donde el abuso sigue en posesión de las envestiduras bajo protección asegurada, y contrariamente el abusado es el que enfrenta la desnudez como carencia de protección. El dominicano o dominicana sin arribismo, sin cuña, que no es chopo, ni chulo y esta desamparado de los elementales derechos, incluida la de su movilidad vuelta insegura en el hogar territorial y en ese otro recinto familiar al que se suma el socialmente ampliado como recinto del tiempo libre, clubístico y gremial. De la misma manera que la movilidad civil enfrenta el riesgo creciente de la acechanza delincuencial y violenta, los recintos familiares enfrentan la amenazante corruptela desde diferentes niveles oficiales y privados que se amparan en la impugnidad.

Un ejemplo al que llegamos tiene que ver con la enajenación de los derechos de nuestro Colegio Dominicano de Artistas Plásticos, que asediado enfrenta un juicio tribunario de la propiedad del edificio donde se desenvuelve el sector gremial desde hace casi 20 años. Localizado en la pequeña cuadra que demarcan las calles Isabel La Católica y La Damas; y donde se ubican la Academia de Ciencias, la Casa de Francia y la Escuela Nacional de Bellas Artes, a mas de negocios de disipación, el edificio del Colegio de Artistas Plásticos o CODAP, le fue cedido al gremio por decreto presidencial del 1991.

 

Al parecer Bienes Nacionales invalida esa posesión, amparando posiblemente a un funcionario que amañó la disposición cedente para negociarlo con un comprador interesado en el inmueble. Se trata de toda una red de negociantes de Bienes Raíces que buscan un control de una zona patrimonial que reviste importancia para el mercado turístico. En esta red, al parecer participan funcionarios criollos y de organizaciones diplomáticas; más bien traficantes de una zona monumental que define el antiguo casco urbano de Santo Domingo. Aunque no es preciso el dato, al parecer el comprador del edificio de dos plantas del CODAP, pagó la suma de dos millones de pesos dominicanos (RD$2, 000,000); compra que le otorga un derecho aparentemente suplantable. EL CODAP es una organización que sobrepasa el millar de miembros (dibujantes, escultores, fotógrafos, ceramistas, gráficos y pintores).

Como institución gremial fue gestada en Casa de Teatro, por un grupo de notables creadores y como alternativa de ser un vocero organizacional frente a la problemática del desarrollo de las artes y del crecimiento del sector. Ramón Oviedo, Alberto Bass, Angel Hache, Freddy Javier, Gaspar Mario Cruz, Silvano Lora, Elsa Núñez, Rosa Tavárez y Carlos Sangiovanni entre otros, formaron parte de una gestión que sumó artistas reconocidos como Cándido Bidó , Marianela Jiménez, Fernando Ureña Rib, Orlando Menicucci, José Félix Moya, Joaquín Priego, nutriéndose en el porvenir de nuevos agremiados. Mediante decreto del Poder Ejecutivo del 17 de enero de 1978, el colegio adquiere la condición legal, convirtiéndose Guillo Pérez, en el primer presidente del gremio. El CODAP comenzó a funcional en la Casa de los Jesuitas, local cedido por el entonces director del Museo de las Casas Reales, arquitecto Eugenio Pérez Montás.

Era el local provisional, ya que los directivos se interesaron en obtener espacio propio para emprender programas de animación cultural, asumir una gestión administrativa, organizacional y de representatividad frente a otras instituciones culturales del país e internacionales. Fue en 1989 cuando la casona donde se ubican le fue otorgada como propiedad por el Presidente Balaguer, pero hubo que esperar su reacondicionamiento físico. La consolidación y el crecimiento institucional permitieron que el gremio artístico se hiciera representar en conclaves internacionales y se afiliara a la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP), una organización no gubernamental creada en 1954 bajo los auspicios de la UNESCO. El documento que expresa los lineamientos de la AIAP, e igualmente la recomendación relativa a la condición del artista¨ que emanó de la organización de las Naciones Unidas, se publicaron en ¨Imagen¨ el primer órgano informativo cultural del CODAP, que incluye otras significativas escrituras como pliegos reivindicativos, ponencias, propuestas, escrituras reflexivas de maestros como Domingo Liz, así como los programas en agenda.

 

Un reconocimiento que corona el derrotero del gremio artístico es el decreto que consagra el 17 de diciembre como el Día Nacional del Artista Plástico, y el cual origina una fiesta anual en la que se reconocen personalidades de las artes y de las letras, entre ellos Juan Bosch, Pedro Mir, Ada Balcácer, Darío Suro, Fernando Peña Defilló, Manuel Rueda, María Ugarte, Marianne de Tolentino y Darío Suro; igualmente personalidades que incluyen mecenas empresariales como Jorge Arzeno Brugal o funcionarios reputados como Miguel Cocco, quien aportó una importante donación oficial para remozar el edificio y crear fondos de sustentación. Con un historial de afanes, respaldos, gestiones, logros, participaciones, exposiciones, ejercicio de la democracia participativa y ajena a todo partidarismo ideológico y militante, exceptuando el de la cultura artística, es pertinente preguntar: ¿Vale la pena enajenar el derecho del CODAP a un espacio propio de convivencia y proyección cultural multiplicado y trascendente?... Si el sujeto humano, hombre y mujer, ¨es estrictamente una animal cultural¨, y la cultura es salvación de los pueblos, ¿Cómo definimos al artista?

 

En su pliego de señalamiento a la condición artística, la UNESCO recomienda: ¨prever, en lo posible, un sistema que garantice derechos morales y materiales exclusivos para proteger a los artistas frente a los perjuicios que pudieran sufrir (…) ayudar a los artistas y a las organizaciones de artistas a remediar los efectos adversos (…). Los estados miembros deberían esforzarse por ampliar y completar su propia acción en lo que concierne a la condición del artista…¨ La señalada recomendación emana de un documento de la conferencia general que celebró la UNESCO en Belgrado, el 27 de octubre de 1980. Para esta fecha había comenzado a crearse la estructura histórica del CODAP, cuyas glorias podrían ser menos que las penas de un infame, injusto y orquestado desalojo al cabo de 32 años de sobrevivir de pie como un árbol crecido que representa la militancia del arte y los artistas dominicanos. Ante la incertidumbre de un desalojo bochornoso que puede hacer cumplir una decisión judicial ciega, tal vez asociada a una componenda indeterminable, y que nos permite insistir en una crisis general y pervertidora, terminamos con otra pregunta: ¿Para el poder gubernamental y judicial, para los medios de comunicación y la audiencia colectiva, solo resultan importantes los carteles de drogas, los malhechores y otros protagonistas que ocupan como modelos ejemplares las primeras planas.
 

 

SOBRE LA SITUACIÓN DE DESALOJO EN EL CODAP

 

HILARIO OLIVO

 

 

 

 

 

Nadie puede  pensar, en su sano juicio, que en un  Gobierno del partido del Profesor Juan Bosch, presidido por el actual presidente de la República, Dr Leonel Fernández, ocurriría un hecho tan alarmante para las artes visuales dominicanas, como es el haber vendido de manera irregular el local que alberga  al Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (CODAP); institución fundada en el año 1978, con el propósito de unificar y representar a los artistas plásticos dominicanos e  incidir  de manera preponderante en  el desarrollo del arte y la cultura nacional. Además de ser una institución que no persigue fines lucrativos, ni se adhiere a ninguna ideología de índole política partidaria o religiosa.

 

En el año 1991, mediante Decreto 14-91 es asignada al CODAP la casa ubicada en la calle El Conde  número 58 del Distrito Nacional por el entonces Presidente Doctor Joaquín Balaguer, quien en un acto público nos  hizo formal entrega de este local. Jamás pudimos imaginar que la Inmobiliaria S.A. encargada de la venta de los bienes  del Estado dependencia de CORDE,  dirigida por el señor Leoncio Almánzar nos reservara la indignante  decisión de  venderle de manera irregular el local del CODAP, al afortunado señor Eduardo Jana Piñeiro, por  la irrisoria suma de Dos millones cuatrocientos mil pesos- RD$2.400,000.00-  un inmueble localizado en la zona colonial y que a todas luces su valor dista mucho del pagado por el citado comprador.

 

Al enterarse  de esta espantosa transacción el señor Miguel Cocco, preocupado por la cultura y la clase artística, intervino en busca de solución e invitó a pasar por su despacho a los responsables de cometer tal desatino, allí les  hizo la propuesta de  devolver el dinero pagado en la supuesta compra, a lo cual accedió  el comprador,  y el Sr. Cocco procedió a donarle al CODAP el dinero correspondiente. Sin embargo, el Sr. Jana Piñeiro falto a su palabra  y no aceptó el dinero;  el cual todavía tenemos en nuestro poder para ser reembolsado cuando ellos entiendan.

Posteriormente el Sr. Jana Piñeiro obtiene con el Abogado del Estado, Señor  Fermín Casilla Minaya…, una orden de desalojo contra el CODAP, instando a desocupar el inmueble bajo el alegato de  ocupación ilegal. Este recurso no prosperó, pues al conocer los documentos que facultan a los artistas  a estar en la casa, el Abogado del Estado decide revocar la decisión de desalojo argumentando que: sobre la base de esta decisión no se puede realizar desalojo…

 

Mas adelante, el Sr. Jana Piñeiro nos plantea una propuesta de negocio consistente en comprarnos una casa a cambio de que le sea entregado el local del CODAP, donde proyecta instalar un restaurante de comida criolla. Esta propuesta fue sometida en Asamblea a la membresía del CODAP, siendo rechazada  a unanimidad. Al nosotros no aceptar, recurre al Tribunal de Tierras en busca de que se le reconozca como propietario del local del CODAP, para nueva vez tratar de desalojarnos. Proceso en el cual nos encontramos y en donde saldrá a relucir la manera irregular de su adquisición. 

 

En múltiples ocasiones y por diversos medios hemos informado tanto al señor Presidente de la República, como al señor Ministro de Cultura, a altos Funcionarios del Estado y  a los Presidentes de ambas Cámaras Legislativas; de la  denigrante situación que venimos atravesando los artistas visuales de la República Dominicana, con el propósito de que nos sea reconocido el derecho de permanecer en nuestro local, desde donde por más  de 20 años hemos estado realizando actividades culturales en beneficio del país y en donde los jóvenes artistas, recién egresados de la Escuela Nacional de Artes Visuales,  encuentran un espacio adecuado en donde exponer sus obras.

 

Por lo que nueva vez, Señor Presidente, los más de 1,000 artistas visuales que conforman la membresía de nuestra institución, afiliada a  la Asociación Internacional de Artistas Plásticos, AIAP-UNESCO, le pedimos intervenir en esta situación respetando el decreto presidencial del año 1991 y declarando nuestro local propiedad del CODAP. Le pedimos que contribuya a que permanezca uno de los pocos espacios dedicados a promover las artes visuales y la cultura nacional en la Zona Colonial. Detenga esta situación de acoso y maltrato hacia la clase artístico-cultura, para que podamos  seguir contando con este espacio, que a lo largo de los años ha sido punto de encuentro y desarrollo cultural, siendo utilizado por las diferentes disciplinas artísticas tanto de nuestro país como del exterior.  

 

   

Hilario Olivo


Boletín de Prensa
28 de Julio de 2010


JOSÉ RAFAEL LANTIGUA SE OPONE AL DESALOJO DEL CODAP


Afirma estar dispuesto a “echar pelea” para que ese acto no se ejecute y se declare el local de CODAP como un patrimonio de esa institución. El Ministro de Cultura, José Rafael Lantigua, expresó hoy públicamente su respaldo al Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (CODAP), por el intento de desalojo que sufre actualmente esa importante entidad que agrupa al sector audiovisual del país.

Lantigua dijo que, desde hace varios años, “pende una amenaza de desalojo del local que CODAP ocupa en la calle El Conde desde hace más de veinte años, que fue frenada durante la presidencia del artista Alberto Bass, luego de diversas diligencias que se hicieran con la finalidad de impedir la ejecución de tal medida”.  “Lamentablemente –afirma el Ministro de Cultura- de nuevo se intenta producir el desalojo de los artistas de su conocido local, que le fuera entregado mediante el decreto No. 14-91, de fecha 16 de enero de 1991, del Poder Ejecutivo, de parte de un supuesto comprador que dice haber adquirido la propiedad por la increíble suma de poco más de dos millones de pesos”.

Lantigua dijo que “hay que impedir a todo coste que se produzca tal desalojo, en vista de que se trata de una institución respetable, que ha hecho uso de esa edificación en la Ciudad Colonial desde hace varios lustros, y donde realiza una labor de servicio a los artistas plásticos y de promoción de los valores culturales”. Indicó que ya ha realizado contactos al más alto nivel para que ese desalojo no se realice y se concluya con la “irritante situación que afecta a CODAP, buscando una solución urgente con el supuesto comprador, ya sea para devolverle el dinero que aportó para la compra del inmueble o buscando ese supuesto comprador otra edificación de la misma categoría y locación, que sirva eficazmente a los objetivos de la institución citada”.

“Los directivos y miembros de CODAP viven en una zozobra permanente desde hace ya, unos tres o cuatro años, y eso es injusto que ocurra, sobre todo cuando tenemos un gobierno y un Presidente de la República que valora a los artistas y su contribución al desarrollo nacional”, dijo Lantigua. “Estamos firmemente al lado de CODAP y su directiva contra este intento de desalojo y estamos dispuestos a llegar a cualquier instancia para impedir que esa institución sea afectada con la medida que se pretende llevar a cabo”, afirmó el Ministro de Cultura.

Señaló que, “ahora que acabamos esta misma semana de instalar formalmente la Comisión Rectora de la Ciudad Colonial , designada por decreto del Poder Ejecutivo, destinada a reformular y promocionar la llamada Ciudad de los Colones, y que celebramos el hecho de que Santo Domingo sea Capital Americana de la Cultura , debemos aunar esfuerzos para lograr que el local de CODAP sea formalmente declarado de utilidad cultural, de modo que no pueda producirse ni ejecutarse venta alguna de dicha propiedad, para que la misma sólo se utilice en el cumplimiento de los objetivos del Colegio de Artistas Plásticos”.

“Ese local –declaró Lantigua- es un puntal de las artes visuales en la Ciudad Colonial , de manera que es absolutamente indispensable que el mismo siga siendo utilizado como lugar de encuentro cultural, como parte de las acciones estratégicas de promoción de la cultura en dicha zona”. El Ministro de Cultura señaló finalmente que está dispuesto “a echar la pelea” para que este desalojo no se ejecute y para que se declare al local de CODAP patrimonio exclusivo de esa institución.

CODAP, dirigida en la actualidad por el conocido pintor Antonio Guadalupe, presidente de la entidad, y por el también reputado artista Hilario Olivo, secretario general, recibió una citación judicial en mayo pasado, de parte de la compañía Tesifón Comercial, S. A. demandando el desalojo del local que ocupa la institución.


Información servida por la
Dirección General de Comunicación y Audiovisuales
Ministerio de Cultura
Contacto: Romina Bayo
 

 

EL DISCURSO DE

DE FERNANDO UREÑA RIB

13 DE ABRIL 2009

 

 

Excelentísimo Señor  Presidente de la República

Doctor Leonel Fernández Reyna

Honorable Señor Secretario de Estado de Cultura

Lic. José Rafael Lantigua

Señor realizador Jimmy Sierra

Colegas, señoras y señores

Agradezco el honor que me hiciera el amigo Jimmy Sierra al invitarme a  expresar,  a nombre de los artistas plásticos dominicanos,  la gratitud que sentimos todos por la realización de una serie de videos que recogen la actividad creadora de ilustres pintores y escultores nuestros. Un hecho insólito y un hito en la historia de las artes plásticas dominicanas, que demuestra la preocupación del Gobierno del Doctor Leonel Fernández Reyna por preservar y divulgar nuestros valores culturales. 

Por primera vez, y de manera abarcadora, profunda e informada, el Estado Dominicano auspicia la realización de un documental que recoge la obra y el pensamiento de nuestros maestros.  Críticos de amplia cultura, como Doña María Ugarte,  Jeannette Miller, Marianne de Tolentino y Fernando Peña Defilló entre otros, ofrecen un perfil histórico, valorativo y testimonial del desarrollo de nuestras artes.

Nos sentimos contentos y orgullosos, porque lo que veremos es el inicio de una serie de documentales de Jimmy Sierra que conservarán para la posteridad  la imagen física,  la voz, y sobre todo, la obra trascendente de nuestros pintores.

Ocurre que cuando los gobernantes y los líderes políticos se reúnen con los diferentes grupos que conforman la sociedad, los primeros formulan a los segundos una pregunta básica, directa: “¿Qué quieren?” Es decir,  ¿qué requieren o necesitan los obreros, o los ganaderos, o los médicos, o los banqueros, o los periodistas etc., a fin de desarrollar sus funciones sociales? 

Como ésta es hoy nuestra oportunidad, no dejaremos que se nos escape, y les vamos a decir, con gran respeto, qué es lo que requieren o necesitan hoy los pintores y artistas plásticos dominicanos. 

Y esto no será una simple petición. Más bien será una oferta, una propuesta u ofrecimiento de los pintores al Gobierno y al Estado Dominicano.

¿Qué queremos pues, los pintores?

Además de estos invaluables trabajos de divulgación, lo que los artistas plásticos queremos y necesitamos es que se nos compren  las obras de arte que producimos.  Por supuesto, queremos que esas obras se cataloguen, se muestren y se divulguen.

Veremos por qué esto es sumamente importante y digno para el desarrollo de las artes plásticas dominicanas. 

Como constataremos en el video que sigue, la obra de arte no es simplemente un bien material (como un mueble o un automóvil).  La obra de arte es un bien cultural, patrimonial, trascendente.  También es una inversión que se revalora de manera constante, versus las depreciaciones monetarias y las subsecuentes crisis financieras del mundo. 

Recuerdo que un cuadro grande de mi maestro, don Jaime Colson se compraba,  a principios de los 70, con solo trescientos pesos dominicanos. ¿Cuántos miles de dólares valen hoy sus pinturas? ¿Cuántos millones de dólares cuestan hoy las pinturas que hace poco más de un siglo, Vicente Van Gogh vendía por 50 francos a su hermano Theo?

Imagínese el enorme acervo y el valor de las colecciones estatales si desde ese tiempo nuestros museos e instituciones gubernamentales hubiesen tenido la visión de adquirir de manera consistente obras de Colson, Yoryi Morel, Josep Gausachs, Manolo Pascual, Gilberto Hernández Ortega, y otros maestros.

El Doctor Leonel Fernández Reyna tiene esa visión.  La presidencia misma, y varias instituciones públicas poseen en su haber valiosas colecciones de arte. Esa visión es compartida por la Cámara de Diputados y la Dirección General de Aduanas, instituciones que en poco tiempo han logrado reunir valiosas colecciones de arte.

Ahora bien, existen en las  leyes presupuestarias dominicanas provisiones que determinan que el uno por ciento del costo de una edificación pública debe ser destinado a la adquisición de obras de arte.  En la práctica y de manera tradicional, la aplicación de esa ley se ha desviado a la adquisición de otras cosas, como mobiliarios y adornos. 

Reiteramos: La obra de arte es un bien cultural y patrimonial de estado.  Por eso es justo que esa ley sea aplicada de manera irrestricta y de acuerdo a su espíritu, porque los pintores y escultores no recibimos ningún sueldo y dependemos únicamente de la venta de nuestras obras. De modo que la aplicación de esa ley sería una seguridad para los pintores y escultores dominicanos.

Adquirir y coleccionar obras de arte dominicano por parte del Gobierno, debe ser una política de estado. Como lo es en México, en Venezuela, en Ecuador. Y se puede hacer sin costosos desembolsos. Por ejemplo, en pleno centro de la ciudad de México, muy cerca del Zócalo y de la Catedral, existe El Museo de la Hacienda,  que conserva la colección que artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo, Rufino Tamayo y otros muchos, quienes pagaron con obras de arte sus impuestos “en especie” al estado mexicano.  El resultado es que hay obras de arte, de incalculable valor, por toda la geografía mexicana en sus diferentes museos comunitarios y regionales.

Al  principio señalamos que los artistas dominicanos deseábamos, no pedir, sino aportar, hacer una oferta al gobierno y al Estado Dominicano. Antes de esto queremos pedir que se estudie el patrón o sistema aplicado en México por el Ministerio de Hacienda para que se aplique legalmente en República Dominicana, de modo que los pintores dominicanos, que no devengan sueldos, paguen en especie sus impuestos al gobierno. 

Esto, junto con la aplicación de la ley de obras públicas que consigna el uno por ciento a la adquisición de obras de arte,  permitirá que se vayan creando los tan necesarios Museos Municipales,  Provinciales y Regionales de arte en todo el país. También propiciará que nuestras instituciones públicas y museos existentes se nutran con obras de arte que ciertamente estimulan el espíritu y realzan el lugar de trabajo. 

Lo más importante es que la adquisición de obras por parte del estado permitirá y propiciará el desarrollo del arte en todos los niveles y estamentos de la sociedad, porque los artistas egresados de Bellas Artes y de las universidades tendrán fuentes dignas de trabajo y contribuirán a fundar museos y colecciones públicas.

Esto no es antieconómico, como quizás piensen algunos. Todo lo contrario. El filósofo alemán Federico Nietzsche afirmaba que solo el arte transforma en positivas las energías e influencias negativas de la vida. 

Si la expresión artística (danza, teatro, música, artes plásticas)  y la educación del arte lograran penetrar nuestros barrios, junto con el deporte, habríamos ganado, sin un solo disparo, nuestra costosa batalla contra el crimen, la violencia y las drogas. Los artistas demuestran, en el video que veremos ahora, la importancia de cultivar y desarrollar  el talento desde temprana edad.  

Finalmente, queremos reiterar nuestro agradecimiento por el apoyo que el Presidente y la Secretaría de Estado de Cultura han dado para la realización de estos videos sobre el arte dominicano.  Estimulamos a todos los presentes a meditar en estas propuestas y al ciudadano señor Presidente de la República, Doctor Leonel Fernández Reyna le exhortamos a continuar dando su anuencia solidaria al desarrollo e impulso del arte y la cultura en la República Dominicana,

 

Muchas gracias.

 

 

 

COLECCIÓN PICTÓRICA ROSTROS DOMINICANOS

A BENEFICIO DEL MOVIMIENTO CÍVICO NO PARTIDISTA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Rostros Dominicanos, coleccion de pinturas al olero en pequeño formato de Fernando Ureña Rib

 

Rostros Dominicanos es una colección de pinturas al óleo en pequeño formato, que presenta estudios anatómicos sobre la riqueza étnica y la fisonomía distintiva de  los dominicanos. La población dominicana está formada mayoritariamente por jóvenes. El pintor Fernando Ureña Rib, uno de los más aventajados discípulos del maestro Jaime Colson, estudia la mujer dominicana joven como muestra de su diversidad y belleza.

Las migraciones a Quisqueya o la Isla Hispaniola, irrumpieron desde el 5 de diciembre de 1942 con el Descubrimiento y la colonización realizados bajo la corona de España" explica Carolina. "Previamente se habían producido aquí corrientes migratorias provenientes de las cuencas del Orinoco y del Amazonas en América del Sur. Y durante el siglo XV confluían, cohabitaban y hasta batallaban entre sí los siboneyes, los igneri, los arahuacos y los caribes. De la familia de los arahuacos es de donde provienen los taínos, quienes eran de religión animista y celebraban unos ritos espirituales muy hermosos llamados Areítos, que consistían en la declamación de versos antiguos, míticos, y en cantos y bailes que se ejecutaban bajo el influjo de fututos, atabales, címbalos y de ciertas substancias alucinógenas. Les llamaban los ritos de la cohoba. Historiadores y cronistas hablan mucho sobre esos ritos. A mí me habría gustado verlos, porque tenían coreografías propias y leyendas que eran transmitidas oralmente de generación en generación. Aquella era una vida sencilla y generalmente pacífica la de estas islas y cualquier oportunidad era propicia al regocijo.

 Aquí el tiempo de la conquista española fue relativamente breve. Apenas en el lapso de cincuenta años hubo una interacción intensa entre blancos e indígenas que bastó para sobrevivieran ciertos rasgos genéticos y culturales transmitidos aún hoy a la población actual de la isla. Pero hubo un gran exterminio. Los habitantes amerindios (taínos y arahuacos) disminuyeron de 400, 000 a  3,000 hacia 1519. Eso hizo necesaria la importación de mano de obra esclava de origen  africano.  Ellos llegaron por primera vez a la isla el 2 de enero de 1502.  Sin embargo, Durante el siglo XVI sólo los españoles poblaban la isla.  En el siglo XVII se formaron colonias francesas en la parte norte y occidental de la isla.  La transculturación era intensa, de modo que en el siglo XVII la Hispaniola  llegó a ser una especie de mediterráneo plurilingüe y multicultural.  Entre 1881 y 1890 empezaron a llegar al país sirios y libaneses de origen musulmán. Inmigración que mantuvieron un incremento sostenido a partir de 1896. Los primeros inmigrantes chinos llegaron a Santo Domingo en la década de 1890 y según la tradición eran esclavos cocineros escapados de un barco inglés que atracó en la isla.  A raíz de las grandes guerras, las migraciones más importantes del siglo XX provenían del Asia y Asia Menor y Europa (China, Japón, Turquía, España, Israel, Italia). Particularmente bajo la dictadura de Lilís, la isla de Santo Domingo llegó a ser un crisol de razas, religiones y culturas.

 

 

Rostros Dominicanos de Fernando Ureña Rib            Rostros Dominicanos de Fernando Ureña Rib           Rostros Dominicanos de Fernando Ureña Rib

LIENZOGRAFÍAS

 

 

 LA COLECCIÓN DE ARTE DE LA

DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

ALBERTO BASS, FREDDY JAVIER, RAMÓN OVIEDO, MIGUEL COCCO,

ALBERTO BASS, FREDDY JAVIER, RAMÓN OVIEDO, MIGUEL COCCO,

FERNANDO UREÑA RIB, ANTONIO GUADALUPE, ABIL PERALTA, ROSA TAVAREZ

 

 

 

LA COLECCIÓN DE ARTE DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS

LA COLECCIÓN de arte de la Dirección General de Aduanas de la República Dominicana, sienta un precedente, porque se trata de una abarcadora y curada visión de las artes plásticas dominicanas desde sus anales a nuestros días, dando énfasis en los maestros que trazaron las pautas de lo que es hoy el arte dominicano.  La idea ha sido ejecutada poco a poco por Miguel Cocco, quien con visión de futuro destinó recursos públicos para la configuración de esta notable colección museal.

Ni en el Centro León, ni en el Museo de Arte Moderno, ni en la excelente muestra del Museo Bellapart de Santo Domingo, se recoge tal variedad y calidad del arte dominicano. La colección no discrimina estilos, ni formatos, ni tendencias. Aunque se dan indicios de preferencias lógicas, la colección no aparta del entorno aduanal a aquellos artistas menos reconocidos o aplaudidos. Todos tienen lugar y se les permite un espacio en este recorrido, porque lo que interesa es mostrar la realidad del arte nuestro y la intensidad y alcance de su manifestación.

Por supuesto, las colecciones de arte van afinando y depurando su inventario. Han de moverse, renovarse, porque de lo contrario se anquilosan y mueren.  Y esta es una particularidad de la colección, que es joven, reciente. Cada día acuden nuevas propuestas y Miguel Cocco, abierto a manifestaciones múltiples, plurales, las acoge con generosidad inusitada.

Hay un hilo conductor en las salas de trabajo de Aduanas, concurridas, llenas de vitalidad y armonía: La pasión. Se trata de obras que expresan un apasionado deleite por rodearse de arte, porque el Director comprende la importancia, la trascendencia, de que el arte rodee a personas habituadas a ver únicamente columnas de contabilidad, hojas repletas de nomenclaturas, disposiciones, acápites, números. Cuando el contable levanta la cabeza, no ve una pared en blanco que le bloquea el cerebro, ve una obra de arte que en silencio le estimula a hacer una pausa, reflexionar, perderse en un mundo imaginario y continuar con ahínco en su trabajo de impuestos y de cifras.

Felicitamos a Miguel Cocco y a la recién inaugurada Comisión que velará por la permanencia de las obras y por el aumento de su venerable contenido.  

Fernando Ureña Rib

 

 

EL CODAP RECONOCE A MIGUEL COCCO

El Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (CODAP), reconoció este jueves al licenciado Miguel Cocco Guerrero, director general de Aduanas por apoyo que ha dado a los pintores, escultores, grabadistas, entre otros artistas dominicanos, y por su honestidad como ciudadano y servidor público.

En una ceremonia efectuada en el auditorio de la sede de la Dirección General de Aduanas (DGA) los directivos del CODAP, encabezado por su presidente, el pintor Alberto Bass; el presidente de la Asociación Dominicana de Críticos de Arte, Amable López Meléndez, y la crítica de arte Marianne de Tolentino, resaltaron la cooperación histórica de Cocco a los artistas dominicanos de las pasada y presentes generaciones.

Miguel Cocco es un ciudadano y un servidor cuya conducta engrandece al país, dijo emocionada la maestra de pintura y ex presidenta del CODAP, Rosa Tavares. Destacó que Cocco posee una gran sensibilidad artística y social y que siempre ha actuado con responsabilidad e integridad, tanto en el campo político como en la administración púlbica.

De su lado el presidente del CODAP, Alberto Bass, resaltó el compromiso social y cultura de Cocco con los artistas dominicanos y en nombre de la institución agradeció la colaboración de la DGA con los miembros de la entidad, una gran parte de los cuales tiene obras en el museo de arte que tiene la Dirección General de Aduanas.

HABLA COCCO

Cocco Guerrero recibió una placa de reconocimiento del CODAP y un cuadro de la pintora Kirsis Ángles. El funcionario fue acompañado por su esposa Minerva González de Cocco y sus cuatro hijas; amigos, y los subdirectores y principales funcionarios departamentales de Aduanas.

Al agradecer el reconocimiento dijo que lo recibía consciente de que en su persona se le daba al resto del equipo que lo acompaña en el Consejo de Aduanas, el cual había hecho suya sus inquietudes a favor de la plástica nacional.

Dijo que todo el que llega ahora y entra a Aduanas queda impactado con la cantidad y la calidad de las obras que hay en la institución. "Ese era el propósito: hacer en Aduanas un museo que llamara la atención de los visitantes y le produjera deleite espiritual", expresó.

Cocco puso de relieve la importancia que para los pueblos tienen los artistas, y para reforzar su juicio refirió que el maestro Ramón Oviedo se creció como artista cuando en los murales que pintó en la Revolución de Abril expresó con la calidad que sólo saben hacerlo los artistas de su talento la rebeldía y el rechazo del pueblo dominicano a la invasión norteamericana.

Destacó que como expresión popular las obras de los artistas se dimensionan y pasan a ser una exquisitez de los pueblos.

En el acto estuvieron presentes la mayoría de los directivos del CODAP, entre éstos Freddy Javier, pasado presidente, el maestro Ramón Oviedo, los pintores Elsa Núñez, Fernando Ureña Rib, Antonio Guadalupe, Rosa Elina Arias, Milán Suero, Marianne de Tolentino, los críticos de arte Abil Peralta Agüero y Cándido Gerón, entre otros muchos otros.



 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: May 12, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

   
   
 free hit counter