ARTE DOMINICANO
 

MITOS Y ENIGMAS ÓRFICOS EN

FERNANDO UREÑA RIB

LA NUEVA COLECCIÓN DE FERNANDO UREÑA RIB

 

 

órfica

 

 

ÓRFICA

LA ETERNA AVENTURA DE LAS FORMAS

Y DE LOS SUEÑOS

 



Los Mitos Órficos y Homéricos de la creación

Orfeo


Existen diferentes versiones sobre la paternidad de este héroe civilizador, teólogo y reformador de la moral y las costumbres, poeta y músico célebre. Según unas versiones sus padres fueron la musa Calíope y el dios Apolo, de ahí sus especiales encantos artísticos. Otras leyendas afirman que sus padres fueron Eagro, rey de Tracia, y la propia Calíope, o, según diferentes mitos, de nuevo Apolo y otra musa, esta vez Clío.

Parece ser que de Apolo, o de Hermes, recibió una lira, a la que sumó dos cuerdas hasta un total de siete con las que tocaba ingeniosas y excepcionales melodías. Toda la naturaleza y, por supuesto, todos los hombres y dioses, quedaban embelesados al oírlo cantar junto a sus instrumentos. Incluso las rocas se le acercaban para escucharle y los ríos retrocedían su curso con el mismo fin. Amansaba las fieras que se reunían en su derredor. Además, su gran capacidad musical le resultó enormemente útil en diversas ocasiones: acompañó a los Argonautas en sus viajes y con ellos consiguió hazañas tales, mediante el empleo de su voz, como mover su barco desde la playa hasta el profundo mar, separar dos islas errantes que impedían el paso de los navíos, dormir al dragón que guardaba el vellocino de oro, (aunque otra versión del hecho no le da su paternidad), o liberar a los expedicionarios de los encantos mortales de las Sirenas.

Sin embargo, la ocupación del canto no era la favorita de Orfeo, pues éste era un personaje muy erudito y con importantes inquietudes filosóficas, y por eso se dedicó a investigar el mundo que le rodeaba. Viajó a Egipto, y allí se unió a los grandes sacerdotes del lugar, que le enseñaron los misterios de Isis y Osiris. En sus investigaciones religiosas también viajó a Fenicia, Asia Menor y Samotracia y a su vuelta a Grecia enseñó a los suyos todo lo que había aprendido instituyendo una importante disciplina religiosa conocida como "Orfismo". También instituyó algunos de los cultos a Dionisio y a Démeter. Tantos eran, pues, sus encantos y sabiduría, que muchas mujeres y ninfas le pretendían en matrimonio, si bien, solamente Eurídice, modesta pero encantadora, llamó la atención de Orfeo, quien se casó con ella y fue tiernamente correspondido a lo largo de su vida. Precisamente, al casarse con ella, Orfeo protagonizó una de las leyendas de amor más conmovedoras de toda la mitología, no sólo clásica, sino universal, junto con la de Eros y Psique. Veamos porqué.

Orfeo, a pesar de su enorme pudor, decidió casarse con Eurídice, para lo que pidió permiso a Zeus, quien se lo concedió sin dudarlo. Su unión fue extremadamente feliz, pero poco duradera. Un día Eurídice estaba huyendo de Aristeo quien la perseguía para tomarla por la fuerza, y pues Eurídice era mucho más veloz que él y más ágil e inteligente consiguió alejarse de su raptor, pero en su carrera, según unas leyendas, o tras ocultarse en unos matorrales, según otras, fue mordida en el talón por una serpiente cuyo veneno le provocó la pronta muerte. Orfeo quedó enormemente desconsolado y se propuso devolverle la vida costase lo que costase. Imploró a los dioses de los cielos su devolución al mundo de los vivos pero no tuvo ningún éxito así que se dispuso a bajar a los infiernos, donde pretendía obtener la ayuda de Hades y de su esposa. Se dirigió a tal lugar entonando canciones sobre su profunda tristeza. Éstas eran tan bellas que ablandaron los ánimos de Hades, quien le prometió devolverle a Eurídice a cambio de que mientras subiera de nuevo al mundo de la luz no podía mirar atrás. Llegó Eurídice al sitio donde todos se hallaban y detrás de Orfeo comenzó el ascenso al mundo del que provenía. Sin embargo, la subida era lenta pues Eurídice aún estaba herida y cuando estaban a punto de llegar a la salida, Orfeo gira la cabeza ansioso, la ve por un momento, intenta abrazarla, pero en ese instante su amada Eurídice se desvanece para siempre en el mundo de los muertos y Orfeo sólo puede alcanzar vapor. La desgracia le cegó e intentó de nuevo penetrar en el Hades, pero Caronte, el barquero, se negó a transportarle de nuevo. Orfeo se quedó en las puertas del infierno siete días más, pero, al ver que no obtendría lo que deseaba, se fue.

A partir de entonces, estuvo vagando por el desierto tocando su lira, encantando a piedras y animales, sin comer nada, y rechazando en todo momento la compañía humana. Terminó en una región de Tracia, donde muchas de las mujeres allí existentes intentaron desposarse con él pero no tuvieron éxito. Después, en venganza por los rechazos que sufrían, estas mujeres, durante unas fiestas en honor de Dionisio, acallaron con sus griteríos la voz de Orfeo para que no perturbara sus deseos asesinos, rodearon al héroe y lo mataron, despedazándolo en muchos trozos. Según otra versión, estas mujeres actuaron así movidas por los dioses del Olimpo, que no podían permitir que un hombre vivo conociera los secretos del submundo. Sea como fuere, su cabeza fue arrojada al río Hebro, y cuando llegó a las costas de Lesbos, las Musas la recogieron y la sepultaron. Durante todo este trayecto, Orfeo siguió llamando a Eurídice. Tras su muerte, la lira de Orfeo se transformó en la constelación Lira, que contiene a la estrella Vega, la más brillante de todas las que se pueden contemplar (desde el hemisferio norte).


Los órficos afirmaban que la Noche de alas negras fue cortejada por el viento y que ésta puso un huevo de plata en el vientre de la oscuridad; Eros, llamado Phanes por algunos, fue incubado de este huevo y él puso el mundo en movimiento.  Eros, tenía doble sexo, alas doradas, cuatro cabezas y bramaba como el  toro o rugía como león, a veces se transformaba su voz en la de una serpiente o un cordero.

La Noche se desplegaba a sí misma convirtiéndose en una triada: Noche, Orden, Justicia. Vivía con Eros en una cueva, lo llamó Ericepaio y Protogenus Phaeton. Phanes creó la tierra, el cielo, el sol y la luna, pero la Diosa triple regia el Universo, hasta que su cetro pasó a manos de Urano
.  Homero: Iliada XVi.201 Fragmentos Órficos 60,61 y 70.

" Eros , hijo de Afrodita por Hermes, Ares o por su propio padre Zeus ; o el hijo de Iris por el viento del Oeste (Zefiro).  Eros , un niño salvaje que no mostraba respeto por la edad ni por la estación , volaba con sus alas doradas , disparando flechas al azar encendiendo los corazones en fuego con sus terroríficas antorchas"…

"… Eros nunca fue considerado un dios suficientemente responsable para figurar entre los doce dioses regentes del Olimpo"…

Himno Órfico V Cicerone , de la naturaleza de los dioses.
 

Pygmalion y Galatea

Pygmalión fue un escultor oriundo de la isla de Chipre, quien para no quedarse solo decidió hacer una estatua femenina de marfil, tan perfecta que acabo enamorándose de ella. Durante una orgía dedicada a Venus, Pygmalión pide a Afrodita una mujer parecida a su obra de arte y  la diosa,  conmovida , le otorgó el don de la  vida a la estatua a la que  llamó Galatea , y quien luego le daría luz a dos hijos a Pygmalión.

 

 VERSIONES NEOPLATÓNICAS DE LAS COSMOGONÍAS ÓRFICAS

Los neoplatónicos tardíos ( siglos IV-VI d. de Cristo ) y en especial Dasmacio con sus alegorías de las narraciones mitológicas de períodos anteriores, son la fuente principal de las versiones órficas acerca de la formación del mundo. Subsisten 4 versiones diferentes de una cosmogonía considerada específicamente órfica:

DERIVACIÓN A PARTIR DE LA NOCHE: Damascio afirma que, según Eudemo, la teología atribuida a Orfeo derivaba de la Noche el origen de las cosas. Según las rapsodias órficas ( versos hexamétricos compuestos en épocas distintas que no fueron elaboradas en una Ilíada órfica hasta los siglos III-IV a de Cristo ) la Noche era hija de Fanes y éste descendiente de Crono. Fanes le dió poderes proféticos, le sucedió en el gobierno y parece que, de algún modo, dió a luz por segunda vez a Gea y Urano.

Es evidente que Fanes representa un desarrollo órfico del Eros cosmogónico de Hesíodo. Alado, bisexual y autofecundante, brillante y etéreo, alumbra a las primeras generaciones de los dioses y es el productor último del cosmos. Hay que notar que en esta primera versión de los cuatro tipos de cosmogonía se menciona, por tanto, como primer estadio a la Noche, y que ésta no aparece ya en las demás. Esto significa que la importancia atribuida a la Noche en las creencias órficas está íntimamente relacionada con la dependencia, mayor o menor, con la cosmogonía y teogonía de Hesíodo. Es posible que Damascio y Eudemo tuvieran conocimiento de narraciones órficas diversas asociadas Epiménides y Museo

TEOLOGÍA ÓRFICA EN LAS RAPSODIAS: esta segunda versión se considera como la órfica oficial y usual. La representación abstracta de Krono es un signo de origen tardío. Siriano habla también de Éter y Caos como parte de segundo estadio, pero despues del dios (Krono) que constituía el primer estadio. La influencia de Hesíodo es manifiesta ya que Fanes representa claramente un desarrollo órfico del Eros cosmogónico de Hesíodo. Alado, bisexual y autofecundante, brillante y etéreo, alumbra a las primeras generaciones de los dioses y es el productor último del cosmos.

VERSIÓN DE JERONIMO Y HELANICO: Esta tercera versión es una elaboración de la segunda. En ella se habla de Éter, Caos y Erebo como procedentes de Crono. Aunque no se señala explícitamente, es evidente que el dios incorpóreo procede el huevo.

VARIANTE DE ATENÁGORAS: En esta versión aparece la identificación del Tiempo ( Crono ) con una serpiente que contiene una cabeza de león superpuesta y en medio de ella el rostro del dios Crono. Además se hace referencia a la idea del huevo que se rompe para formar el cielo y la tierra. Tal idea está ausente en todas las demás versiones neoplatónicas posteriores.

La mención de un huevo, como elemento cosmogónico, es un rasgo tipico de las narraciones órficas y aparece ya, con seguridad, hacia finales del siglo V y probablemente antes. La cuestión estaría en dilucidar si existían narraciones órficas anteriores que recojan esta tesis.

¿Cual es el significado del huevo en la cosmogonía órfica?


En las versiones últimas de carácter órfico, Crono, engendra el huevo en Éter o en Éter - Caos - Erebo.

Existen otras versiones en donde la Noche es quien genera el huevo en Erebo.

En otras lo engendran dos Titanes - presumiblemente Kronos y Rea - producto ellos mismos de Aire-Noche y Tártaro. En ellas no se menciona a Crono pero es probable que ya se hubiera (tal como ya hace Ferécides de Siro a los dos ( Krono-Crono ).

Hay una clara semejanza entre lo que produce el huevo en la narración de las Aves de Aristófanes y las versiones órficas posteriores. Es evidente que el Eros de alas doradas, que aparece en los textos, es un prototipo del Fanes órfico. Por su parte, el huevo es naturalmente un huevo alado para hacerlo semejante a un ave y también por la tradicional ventosidad de Tártaro.

El problema es que la mayoría de los datos cosmogónicos de Aristófanes proceden de Hesíodo. Y resulta que el recurso del huevo no es de Hesíodo y tampoco parece ser una invención de Aristófanes.

Se conocen tres usos distintos del huevo: a) primero el huevo produce simplemente a Fanes. b) En segundo lugar, la parte superior del huevo forma el cielo y la inferior la tierra. c) Parece que tambien emplearon la distribución de la cáscara y la piel (asi como la clara y la yema) como un análoto de la disposición el cielo. Las divergencias existentes implican que no se había conservado una tradición antigua específicamente órfica.

¿De dónde procedía la idea del huevo cósmico?


Parece que desde antiguo existe una tradición griega en donde se habla de un huevo, formado en Erebo o Éter, del que nace una divinidad que dispone los estadios posteriores de la evolución cósmica. Nilsson advierte que el huevo cósmico es un rasgo común de la ingenua mitología de muchas partes de mundo. Es posible que existiera en Grecia, desde épocas muy antiguas, como un concepto del saber popular pero excluido de muchas narraciones formalistas debido a su condición ingenua, y que encuentra su análogo en la tendencia a tratar el desarrollo del mundo a la manera del embrión, ( como sucederá con los pitagóricos ) Es posible que como este recurso no aparece en Hesíodo, Epiménides le diera favorable acogida mientras que Aristófanes lo encontró adecuado para su cómica cosmogonía avial.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Existieron narraciones cosmogónicas que no son particularmente tempranas ( siglo IV ) aunque es posible que el nombre de Orfeo, al igual que el de Epiménides, pudo haberse vinculado a las teogonías de los siglos V o VI antes de Cristo.

No hubo una cosmogonía específicamente órfica ni antes ni durante el período presocrático. La idea del nacimiento del cosmos a partir de un huevo es un recurso teogónico arcaico, no cosmológico ( que parece haber tenido importancia en Ferécides ). Versiones tardías hicieron del huevo una variante cosmogónica, asignándole el carácter de materia real del cosmos.

 


 

FERNANDO UREÑA RIB (1951-)


 

Nació en la Romana, República Dominicana el 21 de marzo de 1951. Inició sus estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes de San Francisco de Macorís en 1963 obteniendo una beca del Estado para continuar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1968, donde concluye con talleres de pintura al óleo y pintura mural bajo la guía del maestro dominicano de la pintura, Jaime Colson.

Se recibe de Bachiller en Filosofía y Letras en 1968 y realiza estudios de lenguas extranjeras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ureña Rib donde aprende Inglés, Francés, Alemán e Italiano.

Durante 1973 y 1974 reside en España y realiza extensos viajes de estudio por Europa Central y el Norte de Africa. Con el aval del insigne escritor español, don Gregorio Marañón, exhibe en el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid y en los homólogos institutos de Barcelona y Soria y en el Museo de Bellas Artes de Málaga. En Europa estudia técnicas de pintura flamenca y Veneciana.

Desde 1975 Fernando Ureña Rib exhibe sus obras en museos y galerías de Europa, sobresaliendo las exposiciones presentadas en el Deutsche Bank, de Bonn, Alemania en 1982 y la muestra del 12 de Octubre de 1988 en el Istituto Italo Latinoamericano de Roma, a la que asiste en pleno el cuerpo diplomático y altos dignatarios de la Iglesia.

En 1977 recibe una invitación del Departamento de Estado de los Estados Unidos para conocer los Museos e Institutos de Arte mas importantes de ese país.

Ureña Rib ha sido curador del Museo de Arte Moderno de Santo Domingo y Presidente del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos donde realizó una intensa tarea cultural, de re estructuración interna y de relaciones públicas. En esa ocasión presentó mas de veinte exposiciones individuales de artistas dominicanos importantes.

Ureña Rib ha publicado cuentos: FÁBULAS URBANAS, EL OLOR DE LAS YEGUAS, y el libro monográfico DECIR LA PIEL, O LAS DISCRETAS ORGÍAS DEL SILENCIO.

Es miembro de AICA, (Asociación Internacional de Críticos de Arte, con sede en París) y de la AIAAP, (Asociación Internacional de Artistas Plásticos). Ha escrito colaboraciones críticas para los periódicos Ultima Hora, Listín Diario, El Siglo y El Caribe y para las revistas Art Nexus y Artes en Santo Domingo.


 

 

 

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

 

Orfica

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
free hit counter