CUENTOS DE

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 
 
ARTE DOMINICANO

 

FERNANDO UREÑA RIB

JEANNETTE MILLER

 

Porque viendo sus cuadros encontramos a Colson a través de Ada Balcácer, recordamos a Gausachs, reconocemos a Bidó y a Liz en sus más telúricos y discretos recursos, pero por encima de todo vemos a Ureña Rib que de manera reflexiva recurre a esta disponibilidad cultural que le da el manejo de los recursos de nuestra historia plástica, no como influencias, sino como un testimonio de sus preferencias, de sus puntos de partida formales. Y esa actitud enriquece su condición de artista consciente de que sólo se puede ser partiendo de los que antes fueron y marcando de manera clara los eslabones existentes en nuestro camino plástico. Esa posición resulta profesional y válida.

 

 

 

 

Ureña logra una imagen coherente y definitoria, porque después de varios tanteos, algunos exitosos y otros no, Ureña toma conciencia de su calidad dibujística y realiza 27 trabajos en técnica mixta donde, aun siendo primordial lo gráfico, da rienda suelta a su conocimiento de la plástica dominicana en soluciones pictóricas logradas. 

Porque viendo sus cuadros encontramos a Colson a través de Ada Balcácer, recordamos a Gausachs, reconocemos a Bidó y a Liz en sus más telúricos y discretos recursos, pero por encima de todo vemos a Ureña Rib que de manera reflexiva recurre a esta disponibilidad cultural que le da el manejo de los recursos de nuestra historia plástica, no como influencias, sino como un testimonio de sus preferencias, de sus puntos de partida formales. Y esa actitud enriquece su condición de artista consciente de que sólo se puede ser partiendo de los que antes fueron y marcando de manera clara los eslabones existentes en nuestro camino plástico. Esa posición resulta profesional y válida.

Y todo esto puede decirse sin merma del autor, porque aún dentro de estos planteamientos Ureña logra devolverse por los recursos gráficos y compositivos de sus dibujos de 1975 (Anita, los sueños y los gatos), retomar el movimiento de entonces que ahora resulta sugerente en una real integración de rostros, imágenes, pesadillas y sueños y lograr un todo simbólico que contiene hombres reales y cosas soñadas, situaciones de incorporación anímico-conceptual reforzadas por colores impactantes, a partir de aguadas, cera, lápices, empastes y que tiene mucho del dramatismo y del escándalo de la pintura contemporánea. El tratamiento de las diagonales móviles como elemento sintetizador de sugerencias figurativas, dinamizan las imágenes abigarradas de situaciones oníricas que a veces el artista simplifica hasta lo narrativo, como ocurre en la serie de Lo que el hombre anida y en Anochecida-Amanecida.

Sus esculturas, realizadas a partir de movimientos circulares ascendentes, entroncan perfectamente en la tradición forjada por Prats Ventós y Luichy Martínez Richiez y Domingo Liz.  Apreciamos su manejo del oficio, particularmente en los formatos pequeños. El uso del rojo resulta integrador logrando la pureza de los contornos y de la imagen.  El manejo del color y de la materia pictórica no resulta secundario con relación a sus habilidades gráficas, integrándose para formar un mundo que Ureña Rib nos descubre.

 

Jeannette Miller. El Caribe.


 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

Guestboo libro de visitas

CONTACT INFORMATION

  

Main

Revisado: January 10, 2009
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 
  Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
Running on comuniQue web hosting