UREÑA RIB

 

ARTISTAS DOMINICANOS

 

ABELARDO RODRÍGUEZ URDANETA

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMADO MELO

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AURELIO GRISANTI

ASDRÚBAL DOMÍNGUEZ

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CELESTE WOSS Y GIL

CLARA LEDESMA

CARLOS ACERO

CARLOS HINOJOSA

CARLOS SANGIOVANNI

CLÍNTON LÓPEZ

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONIS FIGUEROA

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELEOMAR PUENTE

ELIGIO PICHARDO

ELIÚ ALMONTE

EUGENIO FERNÁNDEZ GRANELL

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

FREDDY CABRAL

FREDDY JAVIER

FREDDY RODRÍGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

GILBERTO HERNÁNDEZ ORTEGA

GEO RIPLEY

GEORGE HAUSDORF

GUILLO PÉREZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JESÚS DESANGLES

JOAQUÍN CIPRIAN

JOAQUÍN PRIEGO

JOSÉ CESTERO

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ LUÍS BUSTAMANTE

JOSÉ GARCÍA CORDERO

JOSEP FRABRÉ SALLENT

JOSÉP GAUSACHS

JOSÉ MIURA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ PLUTARCO ANDÚJAR

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOHNY BONELLI

JOSEP GAUSACHS

JORGE NOCEDA SÁNCHEZ

jorge pineda

JORGE SEVERINO

JULIO NATERA

JULIO SUSANA

JULIO VALDEZ

FAUSTINO PÉREZ

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LEOPOLDO MALER

LEOPOLDO NAVARRO

LEÓN BOSCH

LEO NÚÑEZ

LUÍS LAMA

LUÍS MUÑOZ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MARÍA AYBAR

MARCOS LORA READ

MANOLO PASCUAL

MANUEL MONTILLA

MARIANO ECKERT

MARIANO SÁNCHEZ

MAYOVANEX VARGAS

NORBERTO SANTANA

NELSON CALDERON

OCTAVIO PANIAGUA

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

PEDRO FARÍAS

RAHDAMÉS MEJÍA

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SACHA TEBÓ

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

RAMÓN OVIEDO

SAÍD MUSA

SILVANO LORA

SOUCY DE PELLERANO

TETÉ MARELLA

TIMOTEO SANTOS VINAGRE

TOMASÍN LÓPEZ RAMOS

TONY CAPELLAN

VICENTE FABRÉ

VICENTE PIMENTEL

VIRGILIO GARCÍA

WILLY PEREZ

YORYI MOREL

 

 

 

 

ARTE DOMINICANO
 

LITURGIAS EN LA PINTURA DE

FERNANDO UREÑA RIB

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

 

 YO, CLAUDIA. ÓLEO SOBRE LIENZO DE FERNANDO UREÑA RIB.50X50 PULGADAS

 

 

 

Decir la piel, decir que la piel, decir que la piel es marina o que el piélago marino…Las cinco, acaso de la tarde. El mar muere. Es un cementerio, el cementerio que dictó detenidamente Valery. Brillan, invictos, sus oros. Fernando reúne los atabales, que callan. Congrega siringas y jabalíes, cítaras, tamboriles. Sin hablar, entrega las máscaras a los deliciosos cuerpos desnudos. Nadie dice una palabra, nadie toca el rumor de golondrina y estrella que allí hoza, nadie adivina la liturgia ni sus lenguas de miel y maravilla. No es un jardín. Es el sueño demorado de un jardín. Como será sueño, luego, la memoria del placer.


Ha comenzado la fiesta. Ureña Rib lanza los cuerpos al viento, a la luz, a la música. Danzan. Los lanza al deseo, al juego, a la mentira. Emigran. Los lanza al polvo, a la eternidad, a la lluvia. Gozan.
Ha concluido la travesía. De las vanguardias de principios de siglo, que enmascararon a seres pormenorizadamente desintegrados pasamos a estos íntegros enmascarados de la dicha, que Fernando Ureña Rib reúne en un carnaval postrimero. Son carnestolendas finiseculares. Fue el periplo de una centuria, que cesa.


Bojear es ahora una ceremonia, una procelosa ceremonia de tiempo y mesura. Él bojea una mujer, que bojea una mujer, que bojea una isla. Nadie habla. Sólo dicen los cuerpos. Dicen muescas de luz, y papiros, y músicas, porque son lienzos sonoros, como las divinidades solitarias de Juan de la Cruz, el santo. Los cuerpos desaparecen. Navegan, dóciles, de regreso de la vendimia, del mar, de la fiesta. Cazan tanto la perversidad como la inocencia, tanto los fulgores como la rotunda, pero ágil, pesantez del placer. Viven en aquella isla feliz que entrevió Pedro Mártir de Anglería, cuando barruntaba un paraíso que no le fue permitido.


Mientras el erotismo es una sintaxis, una cierta sintaxis, la de Fernando Ureña Rib es la aventura esplendorosa y dorada de los gestos y de las formas. Eros baila. Saborea una flauta de agua. Viajan los cuerpos en el aire. Serpentean y claman, silentes. Estallan vítores callados. Aquí, en estos ámbitos serenos la sabiduría del silencio es la sapiencia oculta de placeres que apenas se nombras o apenas se dibujan o se rozan. El placer discurre enmascarado, desde luego, porque apetece más. Apetece siempre más. Las máscaras son eternas.
 

Undosas, las auras corren tras los cuerpos. Buscan, en secreto, sus ríos y sus bronces. Un antifaz las esconde de sí mismas.
 

Escribí lo que vi. Y vi un júbilo esencial y silencioso que quizás será la clave para secreta del decenio finisecular. No lo sé. Uno nunca sabe nada.
A un cuerpo sólo lo dice otro cuerpo. Y a la luz, la luz. Y al mar, el mar.



ENRIQUILLO SÁNCHEZ

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

 

 

 

Revisado: January 10, 2009
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

  

 
 

 

  Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
 free hit counter