CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

LITERATURA LATINOAMERICANA

 

FERNANDO UREÑA RIB

FABULAS URBANAS

  • PULPO A LA GALLEGA

  • LA PORTEÑA

  • LA VENUS DE TABOGA

  • SALAMANDRA

  • LA PUTANA DE PERPIGNAN

  • LA VINDICACIÓN DE OMAR

  • CELAJES

  • EL ABRAZO

  • LA INICIACIÓN

  • LA TORRE VIGILADA

  • EL NAHUAL

  • MALENAMORADA

  • FURTIVO

  • EL OMBLIGO

  •  
     
    LITERATURA DOMINICANA

     

     REFLEXIONES SOBRE LAS FÁBULAS URBANAS

    DE FERNANDO UREÑA RIB

    RUBEN VARONA

     

     

     

     

     

     

    ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE FÁBULAS URBANAS



    POR: Rubén Varona



    Luego de leer con avidez Fabulas Urbanas, el afortunado libro de sortilegios, relatos y acertadas ilustraciones del maestro y amigo Fernando Ureña Rib, tuve la misma sensación en el paladar que me produce degustar una tasa de café colombiano. No era para menos, lo sé, ya que como el mejor de los chef, Fernando, quien de manera exitosa ha explorado diferentes campos de la imaginación, mezcló con maestría una serie de ingredientes que aseguran que esta obra perdure en el tiempo: una prosa enigmática, llena de artilugios, mitos y leyendas, un basto conocimiento de las artes y de la historia, así como una estilización del lenguaje, rico en metáforas, colores, añoranzas, símbolos, seducción, imágenes, humor, seres misteriosos, vida y muerte.


    En el libro encontramos textos de una gran erudición como La Vindicación de Omar, que como su nombre lo indica es una defensa al oficio del copista. Narra cómo estos seres extraordinarios a lo largo del espejo de la historia (desde la mítica biblioteca de Alejandría, pasando por la Alemania Nazi y las Torres Gemelas) han ejercido el poder detrás del poder. En palabras del autor: los escribas construimos mundos, creamos y destruimos dioses, reyes, pueblos, héroes y monstruos. La Porteña es otro ejemplo de erudición narrado con un lenguaje simple, sensual y metafórico.

    Pero en el libro también encontramos relatos sorprendentes y de final inesperado como La Iniciación, El Celaje o El Abrazo, que sin lugar a dudas producen asombro en el lector.

    Ante todo, Fábulas Urbanas es una narración que cautiva y sorprende con la magia del arte. Es una suerte de rompecabezas que le permite al lector jugar un papel pro-activo al interactuar con el texto. El libro tiene la bondad de que cada relato puede leerse de manera independiente y la sumatoria de los mismos narra una historia más grande, como es la de Aura, la protagonista de los cuentos. Fernando ha conseguido que Aura sea una personificación viviente del amor, sí, del mismísimo amor en su más pura esencia. A través de cada una de las situaciones, ella siempre está al acecho de su alma gemela, de su alter ego, del amor de su vida.


    Mientras disfrutaba de la lectura, no pude evitar recordar la otra Aura, la de Carlos Fuentes y sólo por curiosidad decidí buscar en el diccionario algunos de los significados de esta palabra de cuatro letras y tres vocales. Encontré que Aura, además de ser un nombre femenino significa: “viento suave y apacible” ¿será por ello que cuando nuestra protagonista camina a través de las historias, su andar es imperceptible pero a su vez sobrecogedor? Aquel nombre también hace referencia a esa “atmósfera inmaterial que rodea a ciertos seres” Me atrevo a sugerir que para el narrador Aura es una mujer de alma evolucionada, brillante y superior.

    El diccionario también señala que decir Aura es hacer referencia a esa ave carroñera que como el gallinazo o el zopilote, guarda estrecha relación con la muerte. ¿Será por ello que en cierto modo Aura es inalcanzable para el narrador-protagonista que vive de recuerdos y en cuentos como Adriana en su Laberinto o Estoy Feliz, ¡No me toques!, tenemos la certeza de que efectivamente ella es una Sibila, como él mismo la denomina, que habita entre los vivos y los muertos y está dotada con el don de la profecía?


     

     

    RUBÉN VARONA

     

    RUBÉN VARONA

    Biobibliografía


    Una tarde cualquiera, cuando estudiaba administración de empresas en la Universidad del Cauca y salía de la biblioteca con una novela bajo el brazo y no con el libro de matemática financiera que necesitaba, entendí que mi vocación era la literatura. ¡Sí, la literatura! No fue sencillo reconocerlo y menos aceptarlo, al punto que aún no me dedico de lleno a las letras.

    Nací en Popayán (Colombia) en abril de 1980, ciudad que como un Aleph superpone presente, pasado y futuro. En el 2001 obtuve una mención de honor, en el Segundo Concurso de Cuento y Poesía Radio Universidad del Cauca. El cuento finalista fue Cábala en Re Menor y salió publicado en la antología Al Filo de las Palabras. Tres años después, junto a entrañables amigos, fundamos la Revista Cultural La Mandrágora, de la que soy director. En junio de 2006, fui becario de la Fundación Mempo Giardinelli y de la Universidad de Virginia (Estados Unidos), en el Seminario de Literatura y Crítica, realizado en Resistencia (Argentina).

    RUBÉN VARONA


     

     

    Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
    © Latin Art Museum 2006.
    free hit counter