ARTE MEXICANO

 

 

AGUSTÍN LAZO

ANTONIO RUIZ

MANUEL FELGUEREZ

Mario Reyes

Manuel Felguerez

Rufino Tamayo

FEDERICO CANTU

Francisco Toledo

FRANCISCO CORZAS

Frida Kahlo

GUNTHER GERZO

Diego Rivera

JAVIER ESQUEDA

José Clemente Orozco

PEDRO CORONEL

Sairi Forsman

Vicente Rojo

Carlos Mérida

MARIO REYES

JOSE LUIS CUEVAS

JOSÉ LUIS BUSTAMANTE

JOSÉ GUADALUPE POSADAS

 

FERNANDO

UREÑA RIB

 

 

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

 

CUENTOS

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

 

PINTURA MEXICANA

LO FANTÁSTICO EN LA PINTURA DE

XAVIER ESQUEDA

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

Xavier Esqueda atraviesa los límites. Lo que no es permitido ni aceptado ejerce sobre este formidable pintor mexicano, una fascinación, intrigante e ineludible. Y él sigue sencillamente sus instintos,  se abre paso para escalar murallas y ver lo que está detrás, al otro lado de esa efigie prohibida, del túnel maldito y explora libremente nuevas posibilidades de expresión de esa materia que no nos es dado acercarnos y tocar.

"¿Por qué debo limitarme?" Me dijo una tarde de septiembre en casa del galerista Lorenzo González Martínez. "Siempre te encasillan, te quieren dentro de esta corriente o de esta otra. ¿Por qué? Si algo me atrae, lo trabajo y ya está. Puedo hacer lo  mismo pintura, que escultura o cerámica o instalaciones. El artista está para crear, para explorar, para descubrir cosas."

Esqueda desarrolla su poderosa imaginación y la imagen surge de sus dedos, aparece como conejo desde el fondo del sombrero del mago. Y la imagen creada conserva sus misterios, sus intrigas y toda la magia de su propia fascinación y asombro.

 

FERNANDO UREÑA RIB


(México, D.F., 1943- )


Xavier Esqueda Ocupa un lugar muy especial dentro de la historia reciente de las artes plásticas. No obstante que sus biógrafos han escrito una y otra vez que es un artista "autodidacta", vemos en toda su producción dos elementos: una cultura amplísima y un dominio técnico que van más allá de cualquier tentativa de aproximación.

Esqueda comenzó a exponer rápidamente en los espacios que por la década de los sesentas se abrían para las nuevas generaciones de artistas. La ya legendaria Galería de Antonio Souza fue el escenario de sus primeros reconocimientos y posteriormente los foros más importantes de las artes plásticas nacionales e internacionales le fueron dando el lugar adecuado a su talento.

Xavier Esqueda no se circunscribe a ningún grupo ni a ningún lugar específico, pues lo mismo puede encontrarse en su obra una vena Pop que una verista. El dominio técnico y una amplísima cultura son características que distinguen a su producción. (EFC).

 


MERRY MAC MASTERS

En 1979 durante una estancia en San Francisco (EU), y a manera de un ''desahogo'' ante las ''porquerías'' que veía en las galerías y en los museos, el artista figurativo Xavier Esqueda pintó un cuadro con seis paneles emulando los ''lugares comunes'' de la pintura abstracta. La media docena de clichés era atravesada por un brochazo, al final del cual pintó una brocha ''muy realista''.

De momento allí quedó su incursión en lo abstracto. Esqueda continuó su pintura con estilo ''ecléctico'', por las múltiples influencias recibidas y desarrollando lo que él mismo califica de pintura ''metafísica''. Con el paso del tiempo, y a fin de utilizar los sobrantes de pintura que le quedaban en la paleta, empezó a realizar obra abstracta por sus ''ganas'' de jugar, experimentar, en fin, hacer cosas nuevas. Autor de una pintura ''lisa'', ahora quiso trabajar las texturas.

Acerca de su ''enojo'' de hace más de dos décadas, Esqueda aclara que hay pintores abstractos que le gustan como Kandinsky, el ''rey''; luego Klee y, en México, Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Ignacio Salazar y ''desde luego, Gunther Gerzso que es fabuloso''.

Ahora el artista dará a conocer su trabajo abstracto. La exposición Xavier Esqueda. Un homenaje, de más de un centenar de pinturas de técnica mixta y alrededor de 15 pequeñas esculturas -es la primera vez que trabaja en bronce-, realizadas entre 1995 y 2000, será inaugurada el 3 de mayo, a las 19:00 horas, en la Casa de la Primera Imprenta de América, Licenciado Primo de Verdad 10, Centro Histórico. La Universidad Autónoma Metropolitana, donde dice que lo tratan ''muy bien'', también le editará el primer libro acerca de su producción. El volumen incluye una introducción de Luis Carlos Emerich, una selección de lo abstracto y una antología de su obra a partir de 1965.

¿A qué se debe el formato más pequeño?

Por llevar la contraria. Los abstractos casi siempre trabajan en formatos más grandes. Por otro lado, pues, es que son experimentos. Ya no pienso pintar en grande, es un problema. Es obra que no se vende y difícil de almacenar. Además, ¿para qué tan grande? Cuando es uno joven piensa que todos los museos van a adquirir la obra y eso no es cierto. Entonces, pinta uno muy grande, pero ya se me hace problemático.

Pauta sin idea preconcebida

Esqueda antes tardaba hasta dos meses en cada gran pintura ''metafísica'', al ser obras ''muy elaboradas'', además el óleo tiene que secarse. La pintura abstracta, en cambio, es ''mucho más rápida'' porque ''no tiene que parecerse a nada. Entonces, no se sabe si hay errores o no, porque eso no cuenta. Hay accidentes que luego uno elabora''. Tampoco hay dibujo. Ni siquiera para sus cuadros figurativos hace bocetos, si no dibuja directamente sobre la tela. Respecto de su obra abstracta, ''a veces empiezo a embarrar la tela sin ninguna idea preconcebida. Eso me da la pauta para seguir. En un cuadro figurativo la idea tiene que estar muy fija, sobre todo para la composición. Lo abstracto es más espontáneo''.

¿Cuál sería el vínculo entre tu obra figurativa y la abstracta?

En primer lugar el colorido. No uso muchos colores, pero sí los que son intensos. A veces los fondos que van desvanecidos en tono, esos pueden ser los vínculos. Trato de usar todos los colores pero creo que predominan el azul -seguramente por dar la sensación de espacio- y el rojo, pero nunca como salen del tubo. Siempre hago mezclas, sutilezas con el color. El violeta, por ejemplo, no es un color que acostumbro, pero tengo que emplearlo para ver cómo resuelvo los colores. Claro, cada cuadro nunca tiene muchos colores. Me limito a dos o tres con sus gamas.

Su pintura abstracta no es lo más reciente de su obra: ''Llevo casi un año de hacer otra cosas diferente entre abstracto y figurativo. Antes reprimía las ideas por seguir un solo estilo, pero ya no. Ahora hago lo que se me ocurre sin pensar que debo hacer un estudio completo o una serie específica. Hago lo que se me viene en mente''.



Visitando a Xavier Esqueda

Xavier Esqueda pinta como quien canta. Sus cuadros unas veces son paisajes soñados; otras veces son piedras talladas, y alguna vez más se disuelven entre nubes y entre animales que Xavier acaba de inventar.

Xavier Esqueda estaba imposibilitado por su propia biografía para celebrar un cumpleaños tradicional adornado con globos de colores.

Llega a los 60 años y se pone al mundo por montera y se divierte tanto que su exposición de aniversario contiene un disco que el propio Xavier inventó, también.

El disco viene incluido en el catálogo que editó la Universidad Autónoma Metropolitana e intentaré explicar cómo es este disco que, según el pintor, recoge las preferencias musicales de los 60 años de vida que ha venido viviendo.

Dice que al resumir este tiempo advirtió que los años bien podrían dividirse con fragmentos de las obras musicales que en ciertos instantes le atrajeron, le conmovieron o le hicieron feliz. Por lo tanto Se lanzó a crear un disco que no tiene, que yo sepa, antecedente alguno.

En primer lugar eligió aquellas músicas favorecidas por su recuerdo entre las cuales hay melodías populares, arias de ópera, fragmentos de música clásica y arpegios de todo tipo.

Xavier, con todo este material puesto en un cierto orden, fue creando un disco único en el que se salta de una melodía veracruzana a un concierto de Ravel, pero este aparente dislocamiento de una realidad musical va creando otra realidad que, de alguna forma, entraña la vida del pintor Esqueda.

De alguna forma este disco, hecho con fragmentos de otros discos, es de Xavier Esqueda de la misma forma en que sus cuadros, hechos con ensoñaciones y seres tomados prestados a otros pintores, son también de él en la medida en que todo arte "lo que no hereda lo roba".

Estos cuadros de Esqueda podrían ser el disco sin música que el pintor creyó oportuno hacer para celebrar su vida.

Javier ha creado ya monumentales piezas hechas con piedras nobles y curiosos lienzos en los que se retrata a sí mismo, trozo a trozo.

Hoy lleva su particular manera de entender el arte a un disco en el que su vida está allí para ser cantada por aquellos que pueden pasar de Vivaldi a Chopin con leves apariciones de la Sonora Santanera


Lecturas recomendables:
Luis Rius Caso y Luis Francisco Villaseñor, Xavier Esqueda.
Imágenes del tiempo y espacio, México, Museo dc Arte Moderno, 1990, 61 pp.
Ida Rodríguez Prampolini, El surrealismo y el arte fantástico de México, México, UNAM, 1983.


FERNANDO UREÑÁ RIB

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
free hit counter