Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

TEATRO Y DANZA

 CUENTOS DE

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

ARTE EN DOMINICANA

ABSTRACCIONES

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

ONÍRICA

LÚDICA

ORÁCULOS

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

ADA BALCÁCER

CÁNDIDO BIDÓ

CÁNDIDO PORTINARI

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

IVAN TOVAR

JOSÉ PERDOMO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

MANOLO PASCUAL

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

AMABLE STERLING

GASPAR MARIO CRUZ

ANTONIO ATS VENTÓS

MANOLO PASCUAL

NANA TOLOSA

BISMARK VICTORIA

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

DANILO DE LOS SANTOS

 


.
DANZA CONTEMPORÁNEA

 

LA DANZA APASIONADA de

edmundo poy

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 


 

LAS DANZAS APASIONADAS DE EDMUNDO POY

 

Edmundo Poy

Si la danza contemporánea le parece extraña, pesada o sombría, usted no debería de perderse la próxima función del coreógrafo Edmundo Poy. Probablemente cambie de opinión, porque el grupo de danzas contemporáneas que él dirige no acarrea ninguno de esos tintes. Al contrario, Poy demuestra que la danza no tiene por qué ser árida ni aburrida, que puede ser hilarante, ligera, divertida y sin embargo alcanzar al espectador con un mensaje profundamente humano y trascendente.

Yo le vi hace poco en la Sala Manuel Rueda, del Conservatorio. Un lugar que me parece perfecto para la danza dominicana, que finalmente logra trabajar en un espacio escénico estimulante, donde a los bailarines y coreógrafos les es posible practicar, crecer y desarrollarse en toda su medida. Quienes contemplamos un espectáculo de danza desde la aireada comodidad del butacón, generalmente ignoramos la ardua fatiga que acompaña al bailarín, las crujías  de ensayos en lugares inhóspitos, las penurias del montaje  y la estrechez que han de superar coreógrafos y productores. Pero los sacrificios de la hecatombe hacen valer cada perla de sudor o de lágrima cuando llegan, finalmente, la exaltación y el aplauso. 

Edmundo Poy empezó la danza a una edad tardía y sin embargo, la pasión intensa y la constancia de su desarrollo posterior como bailarín y coreógrafo no le han  permitido desperdicio alguno.

El  animado espectáculo de Poy (que podría ser repuesto exitosamente) empieza con una nota fresca, alegre y diáfana, cuya línea argumental no podía ser más sencilla: Las jóvenes alumnas de un colegio de monjas juegan libremente durante la hora del recreo. Estas danzas lúdicas y sensuales parten de un estudio de las tradiciones infantiles y folklóricas.

Pero se trata además de un estudio de la psicología femenina y de la adolescencia.  La hilaridad de estos bailes es provocada por los celos, las rivalidades y querellas entre las jovencitas en su afán por sobresalir y avasallar a las demás.

Las pasiones humanas, aún las más viles, se manifiestan con frecuencia a una edad temprana.  La ejecución y el histrionismo de las muchachas es admirable y el público no puede hacer menos que echar a reír de buena gana ante el poder de su gracia deslumbrante.

Edmundo Poy nos descubre, en la segunda parte del programa, otra de las tradiciones dominicanas: Chochueca, el personaje libresco de nuestros cementerios, cobra vida y se multiplica en tres piezas secuenciales:  El primero de enero de un año cualquiera, Cementerio de Penas..

Tres personajes centrales caracterizan a un hombre, a una lesbiana y a un trasvesti mientras dos coros, uno urbano y otro de Chochuecas se mueve con precisión y gracia entre las transiciones.   El coro urbano, de gente común, grotesca y colorida y alegremente ataviada, representa las delicias e incongruencias de este pueblo nuestro, capaz de sentir y expresar (por ejemplo) en una vulgar bachata, el punzante dolor de la muerte.

Pero la muerte es cambio, transición, ruptura.  Y así lo entiende Edmundo Poy en sus aparentemente triviales acertijos. Usted debe estar atento a los símbolos y a la recurrente maraña de equívocos visuales, señales e indicios que se entretejen en esta conspicua y animada historia, en la que un hombre no acierta a definir su sexualidad o sus preferencias mientras otro (¿otra?) se empeña en reafirmar la suya en medio de una sociedad que de pronto se torna burlona, apática o intolerante.  El tema es tratado con magistral sapiencia, sin agresión ni recato. Cada uno es cada cual. Cada quien ocupa su lugar, compone y cuenta su propia historia, aceptando la vida como un tránsito, como un lugar de encuentros.

La segunda parte del espectáculo correspondió a las coreografías de Carol  En las que participan como bailarines, además de ella misma, Awilda, Fulano, Sutano y Perencejo. Esta joven costarricense afronta exitosamente una tarea coreográfica de gran magnitud y envergadura.  Partiendo de algunas ideas coreográficas de Limón y Martha Graham,  Carol narra una historia en varios niveles perceptivos. De gran plasticidad, dinamismo y fiereza las bailarinas, con ligeras túnicas como atuendo, se desenvuelven en un mundo masculino pleno de acrobacias y de juegos en torno a una vieja poltrona que sirve de trono y que todos, a su vez, se disputan. Una hermosa y memorable noche para la danza joven en la República Dominicana.   

 

Fernando Ureña Rib
 

 

 

Orestes Amador, bailarin cubano contemporaneo radicado en Dominicana

Awilda Polanco, Bailarina Dominicana y Directora de Ecos, ritmos de danza

Maricarmen Rodriguez, bailarina y coreografa dominicana educada en Mexico

Bailarina Cubana radicada en Santo Domingo

TEATRO, CANTO Y DANZA EN DOMINICANA

ANDREÍNA JIMENEZ

AIDITA SELMAN

AWILDA POLANCO

BALLET ROTO

CARLOS VEITIA

CASA DE LA TORRE

CECILIA CAMINO

CINDY SOSA

CLAUDIA DAVID

EDMUNDO POY

ELISABETH CROOKE

ESTHER VOGRIG

KAROL MARENCO

KAROLINA BECKER

GINNY OCAÑA

JOSÉ MIURA

JUAN FIDEL MIESES

MARILÍN GALLARDO

MERCEDES MORALES

MÓNIKA DESPRADEL

MÓNICA VOLONTIERI

SORAYA FRANCO

MARICARMEN RODRIGUEZ

MARÍA LUISA VALDEZ

NATALIE CHOQUETTE

NANCY HERRERA

OBED UREÑA

ORESTES AMADOR

PATRICIA BENAVIDES

PATRICIA PEREYRA

PATRICIA ASCUASIATI

VÍCTOR RAMÍREZ

ZOE SALDANA

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
 free hit counter