Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

ARTE COLOMBIANO

 

 

 

 
 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 

 
 
 
ARTE COLOMBIANO

 

TRIUNFO DE LA JUVENTUD EN LA PINTORA COLOMBIANA

DEBORA ARANGO

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

Picardía y vitalidad emanan sutilmente de las obras de la hoy nonagenaria pintora colombiana Debora Arango, quien en 1996 presentara una exposición retrospectiva de en la prestigiosa biblioteca Luis Ángel Arango, adscrita al Banco de la República en Bogotá. En las más de 260  obras se permitía apreciar la riqueza de su anecdotario y la profundidad de su óptica pictórica. Óptica que nunca elude una cierta ironía, un humor soterrado y crítico con el que atrapaba el ojo inquisitivo del espectador y revela las entrañas de la sociedad colombiana.

Debora Arango afirmaba ""La vida con toda su fuerza admirable no puede apreciarse jamás entre la hipocresía y el ocultamiento de las altas capas sociales: por eso mis temas son duros, acres, casi bárbaros [...] me emocionan las escenas rudas y violentas".

De hecho, Debora Arango fue uno de los artistas que en febrero de 1944 firmó en Medellín el "Manifiesto de los artistas independientes de Colombia", dirigido a los artistas de las Américas y en el que figura al lado de los antioqueños Pedro Nel Gómez, Rafael Sáenz, Gabriel Posada, Octavio Montoya, Jesusita Vallejo (1904), Gabriela Sierra, Maruja Uribe y Laura Restrepo. Este manifiesto causó conmoción en su momento, y aunque estaba repleto de ideas ingenuas, sirvió para definir una actitud y estimular una acción impostergable del artista y del espectador frente a los males de la sociedad.

Debora Arango pintaba desnudos cuando aquello era un escándalo mayúsculo, causando disputas acaloradas en los círculos sociales y culturales. Finalmente su visión del arte se impuso, triunfó la juventud de aquella época que reclamaba el derecho de abordar cualquier tema hasta las últimas consecuencias. Hoy, a sus noventa y tantos años, esa juventud y esa tremenda vitalidad se manifiesta en los lienzos, en las acuarelas y en los diálogos de esa gran pintora colombiana del siglo XX.

 

Fernando Ureña Rib

 


Reacondicionamiento crítico - El género del desnudo en la obra de una mujer

La problemática de la mujer artista y el tratamiento del desnudo están profundamente vinculados en el caso de Débora. Hacia 1938, ya existía en Medellín la intención de dejar a un lado los bodegones y los paisajes. El escritor José Mejía y Mejía denunció en varias oportunidades "la indocta pupila colombiana ... atascada en los lagos, atardeceres y ganado vacuno, material pictórico inconfundible, de los pintores Zamoras", y criticó "las castas retinas centenaristas, secularmente habituadas a los cromos agropecuarios de Leudos y Zamoras".

Débora recuerda cuando Pedro Nel Gómez les habló a sus siete alumnas, después del éxito que obtuvieron en una exposición en julio de 1938: "Nos motivó para que nos soltáramos, pero sobre todo para que superáramos la etapa del paisaje y de la naturaleza muerta. Abiertamente nos planteó que nos introdujéramos en el desnudo, que era a su juicio en ese momento [...] lo más bello de la pintura. Mis compañeras se espantaron y enfáticamente rechazaron asumir esta temática [...] por moralismo. Por esta razón me dediqué a pintar sola".

¿Qué significó para Débora el desnudo? La máxima consagración de un artista. "El desnudo es un paisaje en carne humana", afirmó tempranamente. Débora trató el desnudo a escala 1:1, con una naturalidad sin límites, con voluptuosidad y en busca de la expresión. Sus hermanos médicos, Tulio y Luis Enrique, fueron sus maestros de anatomía artística. Su hermana Elvira, una muchacha caleña y una escritora le sirvieron de modelos.

El tratamiento original y antiacadémico que le dio a este género, la distanció de su maestro Pedro Nel Gómez y la aproximó a Carlos Correa (1912-1986), un artista que al decir del crítico Casimiro Eiger, demostraba "una originalidad tan auténtica, de vocación tan profunda, pintor sufrido y desgarrado de una síntesis imposible".

Con la exposición en el Club Unión de Medellín, en 1939, vino el primer escándalo; en la del foyer del Teatro Colón, en 1940, el siguiente; en 1942 otro y así sucesivamente. El motivo: sus desnudos. Los términos mujer y desnudo son aún tabú en la sociedad colombiana. Siempre ha desconcertado que este género sea tratado por una mujer, como si ello constituyera una amenaza a las costumbres, al punto que el obispo de Medellín llamó a Débora para reconvenirla y aclararle que Pedro Nel Gómez sí los podía pintar porque era hombre.

Los escritores se aproximaron a este tipo de obras de Débora, de distinta manera. Luis Vidales habló de "masculina potencialidad en el modelado y audacia en el trazo". Otros se preguntaron si se trataba de una mujer varonilizada. El Liberal la encontró "encantadora, sencilla, íntegramente femenina [...] una mujer como casi todas las mujeres colombianas, pero que se diferencia de ellas en que tiene una virtud admirable: el valor".

El arte de Débora Arango puso en evidencia la ambigüedad moral de una sociedad que insinuó que pintaba esos temas porque los había vivido. El diario La Defensa habló de "pinturas al déshabillé [...] de falta de higiene moral" . En el discurso de presentación de la obra de Débora Arango en el foyer del Teatro Colón, César Uribe Piedrahíta afirmó: "Quién iba a suponer que de un rincón de la montaña austera, de un ambiente timorato e hipócrita viniera una niña artista, pintora de grandes desnudos e iluminada con clara luz de la naturaleza inocente ... Esta exposición de pintura ha de servir para rasgar el velo de falso pudor y de hipócritas prejuicios tras el cual se esconden maliciosamente moralistas corrompidos".

 

 

 

¿Cómo nos mira Débora Arango?


¿Cómo la miraban sus contemporáneos y cómo la miramos hoy, nosotros, gente de final del siglo y del milenio??? Tal parece una buena perspectiva para evaluar y dilucidar el sentido de su obra, hoy colgada en la Luis Ángel Arango.

Inquietante en sus distintas significaciones de imágenes, formas, colores, materiales, interpelaciones. Polifónica por los caminos escogidos: el retrato, el desnudo, lo social, lo político. Figurativa y expresionista por la semántica de los lenguajes pictóricos. Realista crítica y testimonial por las tendencias conceptuales y de escuela en que se manifiesta su arte.

Débora Arango forma parte sustantiva de la historia del arte colombiano, así no figure en algunas de sus historias, ni se destaque su importancia. Paradójicamente, este hecho, la censura, el veto, le dan nuevas y profundas valoraciones.

Hay que decir que es la pintura de una artista-mujer o de una mujer-artista. Esto le da una significación distinta, peculiar por la perspectiva de su trabajo, de su exploración visual, de su mirada. Es lo femenino viendo lo femenino desnudo. El cuerpo y el alma en su desnudez presentados por Débora Arango. Pues no es sólo que un desnudo lo pinte una mujer. Que la condición humana de los miserables, humillados y ofendidos, de los infames, como dice Foucault, los pinte una mujer. Que el 9 de abril, las violencias, la protesta estudiantil, la dictadura militar, la crítica y caricatura de Alberto Lleras y Guillermo León Valencia los pinte una mujer. Ni que una mujer satirice ácidamente a otra mujer, como en el caso de doña Berta. Porque bien hubiese podido no suscitar reacción alguna.

Lo que produce una censura y reacción tan enconada de Laureano Gómez como dueño de la moral, la tradición, el orden, los valores y el partido conservador es que Débora Arango es una artista, con todas las de la ley. Con los cánones de formación académica, estudios, disciplina y trabajo. Con obra hecha y por hacer, en pleno proceso de madurez, de fortalecimiento espiritual, de búsqueda e imaginación. Es la misma razón por la que curas y arzobispos la censuran y la estulticia de exponentes de las clases altas se escandaliza ante su obra. Ahí está el detalle. En esa combinación de ciertos temas, lenguajes, simbolismos, escuelas y quien lo hace. Una mujer-artista.

La artista podrá expresar su estética: "Un desnudo no es sino la naturaleza sin disfraces, tal como es, tal como debe verlas el artista: un desnudo es un paisaje en carne humana". "Mis temas son duros, acres, casi bárbaros, por eso desconciertan a las personas que quieran hacer de la vida y de la naturaleza lo que en realidad son". "Mi especialidad es la figura, naturalmente, y más que la figura la expresión", y este aforismo que Débora inscribe como divisa y lo es de todo artista y todo arte genuinos: "Yo tengo la convicción de que el arte como manifestación de la cultura, nada tiene que ver con los códigos de la moral. El arte no es amoral, ni inmoral. Sencillamente su obra no intercepta ningún postulado ético".

Débora Arango gozó del aprecio y reconocimiento de otros. De Jorge Eliécer Gaitán, quien como ministro de Educación promovió una exposición suya en el Teatro Colón de Bogotá, que tuvo que ser cerrada ante la ruidosa oposición de Laureano Gómez. De los periodistas liberales y de izquierda, los escritores, sus colegas, pintores y escultores. El arte de Débora Arango polarizaba, provocaba, interpelaba. Rasgaba los velos de la hipocresía, los dogmas y la mojigatería.

Una pintura de lo prohibido y de lo escandaloso. Lo que se muestra es lo más nocturno, como la prostitución, y lo más cotidiano de la existencia. Allí en esa pictórica hay una estética de lo social y de lo popular, toda una violencia concentrada, también gestual, toda una ofensa, una humillación que ninguna pintura o muy pocas y también pocas literaturas han podido asumir. ¡Era lo que sentía esta artista y de qué forma!!! Ella penetra en la vida oscura, el prostíbulo, la soledad del desnudo, el sexo expuesto y expósito. La prostituta es el personaje de Débora, como mujer desnuda o puesta en escena, como en Amanecer y en Amargada. Y ese cuadro de hombres viciosos y grotescos, verdaderamente infames, que nos lleva a la presencia de las ausentes en el prostíbulo: Los que entran y los que salen.

Darío Ruiz Gómez, en El icono de lo Marginal, ha escrito: "Sirvientas, borrachos, prostitutas constituyen lo que es asocial o antisocial en la media en que están fuera del código, —normas, principios, modelos— de la sociedad establecida. El escándalo que acompaña a su obra no se debe tanto a la fealdad de su temática, a sus deformaciones, sino a esta violencia que está implícita en el color liberado, en la manera como llega a conferir carácter de iconografía a ese mundo que la institución quiere olvidar".

El desnudo es maravilloso en todas las épocas y circunstancias del arte. Es volver a la verdad de lo humano. El más democrático de los motivos según escribe en El erotismo en el arte el crítico Gilles Néret.

Hay que decir que la pintura política en Débora Arango es otra cosa. Trae relación y está en el contexto de su inventario, de su repaso de retratos, desnudos y mundo de la vida de las gentes humilladas y desesperadas. Es distinta de la crítica social. La hay como testimonial alegórica en su abigarrado Gaitán. Satírico a la manera del Burundún Burunda como en 13 de junio, La justicia, Melgar; La huelga de los estudiantes y Junta militar. Drama y tragedia a la manera de Viento seco, como en Tren de la muerte y El cementerio de la chusma o mi cabeza.

Patricia Gómez, Alberto Sierra y Beatriz González han elaborado las presentaciones de contexto, influencias y significados en el catálogo de esta exposición retrospectiva. Jorge Orlando Melo ha escrito el mayor elogio: "[...] la obra de la más importante y significativa artista colombiana del siglo XX, y cuya vigencia depende tanto de sus innegables cualidades estéticas como de su peculiar relación con los procesos culturales de su tiempo".

La clave de la actualidad de la pintura, de la permanencia, es para mí, la expresión, la mirada de sus desnudos y personajes. La clave me la dio volver a ver ¿Qué hay de nuevo?, de Gauguin.

RICARDO SÁNCHEZ




 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: May 26, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
 free hit counter