Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

SANTO DOMINGO 

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

FÁBULAS URBANAS

LA INICIACIÓN

CELAJES

LA TORRE VIGILADA

LA VINDICACIÓN DE OMAR

LA PORTEÑA

EL ABRAZO

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

ORGÁNICA

TRÓPICO

VIENTOS DEL NORTE

LA SALAMANDRA

LLUVIAS DE MAYO

 

NARRADORES DOMINICANOS

 

FERNANDO UREÑA RIB

 

CELAJES

 

 

pintura reciente de Fernando Ureña Rib

 

 

La oscuridad se levantó de pronto frente a nosotros como un muro que atravesamos llenos de pavor y excitación. Sentíamos la inminencia y el agobio de la lluvia que no se precipitaba aún, pero que respirábamos en el aire duro de la noche. Rayos como látigos apartaban las sombras. Los broques y bejucales de la orilla del río aparecían y desaparecían sacudidos por el fuerte viento.

Había sido tuya la idea. Y fue bueno. Bajamos a Boca de Chavón, un poblado de pescadores, para ver el apeadero de garzas desde un bote. Yo contemplaba el paisaje a través de tu asombro. El río multiplicaba y dividía los últimos colores de la tarde y se convertía en un enorme caleidoscopio de metales líquidos y fosforescentes. Tu querías regresar a Altos caminando entre los manglares de la ciénaga hasta la escalinata de piedra que conecta la ciudadela con el río. Llevados por una fascinación intensa olvidamos la noche y la tormenta.

La lluvia cae ahora como ira divina. Nos estremece el estruendo del agua sobre las hojas. Casi a tientas, nos guiamos por el instinto, que se apodera de los sentidos. Aprietas mi mano. Sentimos el peso del río y de sus aguas que caen sobre nosotros y no sabemos ya si caminamos hacia ael Norte o al Sur, si nos alejamos o nos acercamos. Solo sé que estás aquí conmigo, única realidad asible que aparece bajo el súbito destello de los relámpagos y desaparece durante el oscuro estrépito del trueno.

Resignados, abandonamos nuestros cuerpos al placer de la lluvia. Arrastrada por el viento y por las aguas noto que tienes de pronto otra imagen, otra estatura, otra piel, otro idioma, otros recuerdos. Que eres una visión, un celaje, un sueño más. Que cambias sin dejar de ser tú y siendo simultáneamente otras. Siento la íntima y recurrente duda del amor.

Alcanzamos la escalinata con extrema dificultad. Los descansos son rústicos y desiguales. Algunos largos; tan largos, que por instantes dudas si subes o has comenzado a descender de nuevo. En silencio me abrazas. Pero no eres tu quien me abraza. O quizás soy yo quien ha cambiado. No vuelvo a oír tu voz que comienza a convertirse en tan solo un recuerdo. Ignoro si te busco o te rechazo. Siento que transitamos el sendero de la locura, que se nos escapan la razón y el tino, aunque no la conciencia de la vida.

Ahora estoy solo y no tengo tu mano. Ha cesado la lluvia. En Altos nada parece estar húmedo u ni oscuro. Al contrario, pulula una alegría extravagante que no pertenece ni al lugar, ni a la hora , que advierto en un reloj antiguo que cuelga de un muro que parece antiguo, las siete y treinta de la tarde. Te busco con avidez por los caminos sinuosos de la ciudadela pero regreso una y otra vez al punto de partida.

Finalmente te veo y me esfuerzo por alcanzar tu imagen elusiva que ahora se extiende hacia las palmeras a las que subo sin dificultad mientras tu imagen se aleja y crece inexplicablemente en la distancia. Y me dejas temblando, arañando y deseoso de subir a tu cuello que ahora roza las nubes violáceas de la estratosfera en la que ya flotas plácidamente, desvaneciéndote, desvaneciéndote.

 

FERNANDO UREÑA RIB

FÁBULAS URBANAS

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
free hit counter