Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

PINTORES CHILENOS

 

ALBERTO VALENZUELA

Arturo Duclos

gonzalo cienfuegos

Benito Rojo

Benjamín Lira

CLAUDIO BRAVO

Francisco Smythe.

Hernán Miranda

JOSÉ BALMES

JOSÉ VICENTE GAJARDO

JUAN FRANCISCO GONZÁLEZ ESCOBAR

Sammy Benmayor

Gracia Barrio

MARÍA VICTORIA POLANCO

Mario Carreño

NEMESIO ANTUNEZ

ROBERTO MATTA

Roser Bru

Patricio de la O

PEDRO LIRA RENCORET

 

 

CUENTOS DE UREÑA RIB

 
PINTURA CHILENA
 

VISIÓN TOPOGRÁFICA EN LAS

ABSTRACCIONES DE

BENITO ROJO

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

Benito Rojo, Pintor Abstracto Chileno de gran envergadura

 

 

El concepto aristotélico de abstracción se aplicaba, originalmente, a las matemáticas y a la razón. En oposición al concepto de concreción (es decir, lo perceptible) la abstracción no pertenecía al mundo de las cosas físicas y sensibles.

El chileno Benito Rojo parece resolver la oposición dialéctica y filosófica de Aristóteles en sus pinturas abstractas más recientes.

Bien vistas, estas pinturas son un minucioso y pormenorizado estudio de mapas geodésicos, de la erosionada y cambiante anatomía del suelo, de las áreas mineras y de las conspicuas planicies litorales de Chile.

Bastaría que hiciéramos un vuelo de cóndor sobre el paisaje chileno o que nos adentráramos, al Norte, en la abrupta orografía del desierto de Atacama o en los escarpados montes desolados del altiplano Boliviano. La visión aérea de la geografía de todo un continente parece entretejida en sus lienzos, la urdimbre de caminos que señalan el paso del hombre en medio de aquella inmensa soledad. Pero no se trata de una réplica fotográfica de esa visión. Es la profunda visión del hombre sensible, enriquecida, claro está por una imaginación apasionada y fértil. 

Es por esto que un sentimiento de silencio, de soledad y de grandeza crece en alguna región abstracta e insondable dentro de nosotros, y nos sobrecoge  al contemplar estas pinturas, que nos inducen a reflexionar sobre la absoluta indefensión del ser humano, frente a la inmensa pujanza de la naturaleza y de las fuerzas que mueven su destino.   

 

Fernando Ureña Rib


 

Ficha del Museo

Biografía

Benito Rojo, pintor chileno, nació en Santiago el 26 de julio de 1950.

Estudió Derecho en la Universidad de Chile, egresando el año 1973; siguió algunos cursos de plástica con Adolfo Couve, pero no realizó mayores estudios formales de arte; sin embargo, su condición de autodidacta no ha impedido que se le incorpore en el grupo de la generación del ´70.

Ha sido profesor de arte en la Universidad Privada Adolfo Ibáñez, en la Pontificia Universidad Católica, en el Instituto de Arte Contemporáneo y en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Chile.

En 1998 fue incorporado como Miembro de Número de la Academia Chilena de Bellas Artes.

Benito Rojo ha recibido, entre otros, el Primer Premio de Pintura, Concurso de la Colocadora Nacional de Valores (1976), el Premio Universidad de Valparaíso, Bienal Internacional de Arte de Valparaíso (1981), Premio Suntory en la Trienal de Osaka, Japón(1990), Primer Premio, Concurso de Pintura Chilena 'Las Tacas' (1993) Obtuvo la Beca Amigos del Arte (1978) y la Beca Walter Lund y Cía., (1987) Ha realizado exposiciones individuales en Chile, EE. UU y Japón, y sus obras "Topografía Cristiana" y "Sin título", forman parte de la colección del MNBA.
 

Benito Rojo aborda la pintura desde el uso de las técnicas mixtas, integrando óleo, acrílico a la pistola, carboncillo, arena o metal, en una misma obra.

El artista mantiene en su producción una constante reflexión sobre los aspectos topográficos del paisaje, es decir, de las formas, texturas y materias que conforman la representación de un espacio geográfico, como, por ejemplo, el desierto.

Inspirándose, entonces, en el medio ambiente chileno, utiliza tonos ocres y terrosos para elaborar los fondos, los que luego interrumpe con mínimas estrategias de representación: formas geométricas y ciertos toques de color, muy luminosos y llamativos, que concentran la atención visual y dirigen la distribución del espacio compositivo.

De este modo, se genera una tensión entre el plano y el volumen: un contrapunto entre la ficticia representación del volumen y la real representación del plano.

La factura de sus obras se instala, por lo tanto, en la estética del Informalismo, ámbito plástico donde predomina la gestualidad del autor y el uso espontáneo de la mancha.

Con estos medios, Rojo intenta expresar la condición humana, revestida de cansancio y angustia, junto con cuestionar la condición ilusionista de la pintura.


 
 

 
 
 

Orfica  

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
  
free hit counter