Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

ARTE CUBANDO

ALEJO CARPENTIER

AMELIA PELÁEZ

arístides fernández

CUNDO BERMÚDEZ

DOPICO LERNER

ELEOMAR PUENTE

josé maría mijares

JULIO LARRAZ

lopez dirube

luís martínez pedro

Mario Carreño

portocarrero

victor manuel

WILFREDO LAM

 

PINTORES Y POETAS CUBANOS

AMELIA PELÁEZ

ana lidia vega serova

arístides fernández

CUNDO BERMÚDEZ

DOPICO LERNER

ELEOMAR PUENTE

FÉLIX GONZÁLEZ TORRES

fernández pequeño

josé maría mijares

JULIO LARRAZ

lopez dirube

luís martínez pedro

Mario Carreño

portocarrero

victor manuel

WILFREDO LAM

 

  

UREÑA RIB

 

 

ALBERTO BASS

PEDRO MIR

FAUSTINO PEREZ

ELIZABETH PUIG

CONSUELO GALÁN

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

JEANETTE MILLER

EFRAIM CASTILLO

F. COMARAZAMI

JAIME COLSON

F.PEÑA DEFILLÓ

BEATRIZ IMGRAN

DANIELLE DEGARIE

DANILO DELOS SANTOS

ALVAREZ BRAVO

STEVE KAPLAN

MARIANNE TOLENTINO

ELISA HERR

ERICK ALLEN

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

JOSÉ SALDAÑA

DOROTA KOZINSKA

IGNACIO NOVA

RHINA IBERT

LUCILLA NOVIELLO

GINA FRANCO

ABIL PERALTA

SCOTT DUPERRON

 

UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 

OBRA PICTÓRICA

ABSTRACCIONES

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

ONÍRICA

LÚDICA

ORÁCULOS

RETRATOS

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

 

ARTE CUBANO

LA PLÁSTICA CUBANA EN

ORÍGENES

ADELAIDA DE JUAN

 

 

 

 

 


Desde su primera entrega, en la primavera de 1944, Orígenes llevó el subtítulo Revista de Arte y Literatura. A lo largo de ese año, en ella se consignaban cuatro editores; junto a los escritores José Lezama Lima y José Rodríguez Feo, aparecían dos de los más dinámicos artistas plásticos de la época: el pintor Mariano y el escultor Alfredo Lozano. Para estos últimos Orígenes no fue su primera incursión en la dirección de la revista engendrada por Lezama Lima; ya antes, en Espuela de Plata, podía verse el nombre de Mariano en el directorio, y el de Lozano en el consejo editorial de dicha publicación.

 
Si Lezama fue el alma de Orígenes, Mariano tuvo mucho que ver con el aspecto visual de la revista. En una época en la que, al menos entre nosotros, el diseño de una revista cultural no solía ser responsabilidad de un artista plástico, Mariano desempeñó en parte ese papel. Las letras de gran formato que identificaron siempre a Orígenes -única nota de color en la publicación-, seis de sus portadas, varias viñetas y reproducciones aparecidas entre 1944 y 1954 se deben a él.


En uno de los anuncios colocados en las últimas páginas de la revista, en las entregas entre 1950 y 1952, podía leerse: "Suscríbase a Orígenes [...] con portadas y reproducciones de los mejores pintores". ¿Quiénes eran estos "mejores pintores"? Si hacemos una rápida revisión cuantitativa de las portadas de la publicación, veremos que tres artistas se reiteran insistentemente; éstos son Amelia Peláez, Portocarrero y Mariano.

Es decir, tres de los nombres capitales que le dieron un rostro reconocido y reconocible a la plástica cubana a partir de la década de los cuarenta. (Recordemos que precisamente a inicios de 1944, Alfred H. Barr, del Museo de Arte Moderno de Nueva York, escribiría sobre la "Escuela de pintura de La Habana", dándole a artistas como los mencionados un lugar preeminente.

Otros creadores cubanos que también colaboraron con obras para las portadas fueron Víctor Manuel, Wifredo Lam, Alfredo Lozano, Felipe Orlando, Mario Carreño, Luis Martínez Pedro, Cundo Bermúdez, Raúl Milián, Carmelo González, José María Mijares, Fayad Jamís. De artistas de otros países se incluyeron portadas de los mexicanos José Clemente Orozco y Rufino Tamayo, y del anglosajón Cyril Osborne. Sólo en cuanto a sus portadas, Orígenes nos ofrece una galería de obras pictóricas de considerable valor.

Los pintores que colaboraron con mayor frecuencia en sus portadas, ya lo dije, fueron Mariano (con seis), y Amelia Peláez y Portocarrero (con cinco cada uno). A través de sus colaboraciones, podemos constatar las variantes de estilo en las producciones de estos artistas. Mariano irá del dibujo sinuoso en el rendimiento de la figura humana a la forma casi abstracta en un detalle de su mural El dolor humano.

Amelia se hará eco en sus portadas de los cambios visibles en su pintura y, en menor medida, en su cerámica; los gruesos trazos de líneas negras, la presencia de elementos tradicionales de nuestra arquitectura y la figura de la mujer estarán también presentes en sus portadas de Orígenes.

Portocarrero, a su vez, desplegó algunas de las series temáticas a las cuales permaneció fiel a lo largo de su vida: figuras de carnaval, máscaras, vegetación exuberante se reiteran en estos dibujos. No deja de llamar la atención que estos maestros del color -significativamente, una exposición antológica de Portocarrero a inicios de la década de los sesenta, llevó el nombre de Color de Cuba- hayan manejado con tanta expresividad la línea, el negro sobre blanco, la ausencia cromática.
El carácter suprageneracional de la revista también resulta evidente en los artistas plásticos que en ella colaboraron. Los editores afirmaban en la entrega de invierno de 1947: "Nuestras portadas han incluido desde nuestros pintores mayores en el rango y la madurez artística hasta el pintor joven que se inicia con dignidad y propósitos ejemplares". Cerrado el ciclo de vida de Orígenes, se aprecia más la validez de ese aserto.

Desde pintores de la inicial vanguardia de los años veinte, como Víctor Manuel, Pogolotti y Arístides Fernández -a quien la revista rinde póstumo homenaje coral en el núm. 26 de 1950, y utiliza una obra suya en la portada-, pasando por los de maduraciones sucesivas, como Amelia y Lam, como Mariano y Portocarrero, como Diago y Carmelo, hasta los que se inician en la década de los cincuenta -como Fayad, también poeta de rica voz- todos encuentran cabida en la presentación visual de la revista. Ello subraya igualmente su apertura estilística: figurativismo, elementos surrealistas, abstracción geométrica, informalismo, elaboración de signos mítico-religiosos de marcado sincretismo constituyen la amplia gama expresiva que ejemplifica el devenir de la plástica del momento.
 

Los artistas cubanos Amelia, Mariano, Portocarrero, Lozano y Diago recibieron atención crítica en artículos publicados en la revista. Lezama, Rodríguez Feo, Roberto Altmann -quien también colaboró con un dibujo y se identificó con Cuba durante su fértil estancia entre nosotros-, Guy Pérez Cisneros -a quien Graziella Pogolotti llamó "el crítico de arte más importante que se ha producido en Cuba"- escribieron sobre ellos páginas esclarecedoras.

La presencia de la plástica en Orígenes no se limitó a portadas, viñetas y reproducciones de obras de pintura -que incluyó a los primitivos Acevedo y Gilberto Valdés- y de escultura -entre éstas, una de Bernard Reger, cuyos años cubanos marcaron a no pocos artistas jóvenes-; también adquirieron importancia los artículos, una entrevista y las notas dedicadas a este aspecto de la producción cultural. Una veintena de artículos y críticas sobre arte ocuparon un lugar importante en esta Revista de arte y literatura.

Braque, Chirico, Justino Fernández, María Zambrano, Walter Pach, Wallace Stevens son figuras no cubanas que colaboraron con textos sobre diversos aspectos del arte de nuestro tiempo: planteos polémicos, el muralismo mexicano, los dibujos de Picasso, la obra del pintor Luis Fernández, el arte americano, un paralelo entre pintura y poesía; mientras James Johnson Sweeney entrevistaba a Chagall, se dedicaban obituarios a Bonnard y Orozco y se combatía la Bienal franquista.

En la única entrega que no contó con una portada realizada por un artista de trayectoria profesional (núm. 25 de 1950), la presencia de un importante trabajo de Lydia Cabrera sobre "La ceiba y la sociedad secreta Abakuá" llevará a que el número cuente con "trazos y gandós abakuás".
 

Al presentar su antología fundadora Diez poetas cubanos, que las Ediciones Orígenes publicara en 1948, Cintio Vitier hablaría "de un trabajo poético que representa, junto al vigoroso movimiento pictórico que lo acompaña, la más secreta y penetradora señal de nuestra cultura en los últimos diez años". De ese "vigoroso movimiento pictórico", extendido en un tiempo mayor, se ofrecen en la exposición que veremos de inmediato altos ejemplos que nos siguen acompañando y enorgulleciendo cincuenta años después de la fundación de la gran revista cuyo estimulante ejemplo nos congrega en este Coloquio.

* Palabras inaugurales de la exposición Las flechas de su propia estela, abierta el 27 de junio de 1994 en la Galería Latinoamericana de la Casa de las Américas, La Habana, al iniciarse el Coloquio Internacional Cincuentenario de Orígenes.

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
  
free hit counter