CUENTOS DE

FERNANDO UREÑA RIB

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

CANDOR PICTÓRICO

LA MUJER

TRES MISTERIOS SALINOS

EL DIBUJO

DANZAS BAJO LA LLUVIA

LA ÚLTIMA METAMORFOSIS

ETAPAS NECESARIAS DE UNA TRANSICIÓN PICTÓRICA

EL DESNUDO DE FERNANDO UREÑA RIB

DESNUDOS ESTILIZADOS

DECIR LA PIEL

FÁBULAS URBANAS

LAS DADORAS

LAS NINFAS

IMAGENES FULGURANTES

ÓRFICA

ONIRISMO

 

OBRA NARRATIVA

FÁBULAS URBANAS

AMURABI

LA INICIACIÓN

EL NAHUAL

INDISCRECIONES CELULARES

LA TORRE VIGILADA

MALENAMORADA

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA PUTANA DE PERPIGNAN

CELAJES

EL ABRAZO

 

 

ARTE LATINOAMERICANO

 

LA ALEGORÍA EN LOS DESNUDOS DE

FERNANDO UREÑA RIB

MARIANNE DE TOLENTINO

 

 

 

 

 

ALEGORÍAS EN LA OBRA DE UREÑA RIB

 

La exposición de Fernando Ureña Rib en el Museo de Arte Moderno provoca reflexiones. Una de ellas surge primero por razones temáticas: la calidad del desnudo. Las decenas de cuerpos femeninos, generalmente agrupados, que Fernando Ureña Rib - desde hace muchos años un virtuoso de la anatomía- sugieren ese florecimiento y equilibrio. Proyectan la belleza física con una perfecta naturalidad y a menudo se convierten en ejemplos de arquitectura corporal. A la vez entidades formales y cromáticas, espontáneamente sensuales mas que lúdicamente eróticas que brindan la iconografía de un organismo vivo, de la vida en el clímax de la armonía y de la animación.


En efecto la misma estilística del pintor, tan suelta y amaestrada al compás de conocimientos y oficios, se pasea alternando e integrándose sobre un trasfondo de sólido realismo. Ello propicia un ritmo interior de toques y de tonos, que suscita la vitalidad, percibida, leída, disfrutada por el contemplador. Lejos de ser un academicismo estático, la representación, la remodelación se vuelve versátil en su modernidad, agregando distorsiones - alojadas en máscaras y rostros. No se trata de un perfeccionamiento sistemático, sino de una opción creativa, infinita en sus facetas.

Con evidente placer y madurez el intensifica la eficiencia pictórica: Luminosidad interior, multiplicación de los matices, pigmento tan untuoso como flexible y ligero, fidelidad al óleo y a su generosidad matérica. Escenas de grupos, preeminencia de una estructura global, animada por un movimiento interior propiciado por el tratamiento pictórico y enfoque individualizado, elaborado y carnal en el que importa poco el número de las figuras. La secuencia de cuerpos evocan la posibilidad de un mural - tales como en escultura, la ornamentación de las nereidas- sin embargo, Fernando Ureña Rib no está interesado en el aspecto decorativo que sobresaldría inevitablemente. Si bien sus criaturas están ínter-relacionadas, por la composición, cada personaje se configura a partir de los rostros plasmados por un enamorado de la hermosura y de sus cánones en el cuerpo de la mujer. Intuimos el valor simbólico. Aparte de la belleza, denominador común, se suceden la gracia, la introspección, la metamorfosis, el desafío, el falso semblante (o mascara). Compartimos el "juego" de la lectura sociológica con las heroínas y su autor. ¿No se intitula Lúdica la muestra?

Por cierto, ¨ Lúdica ¨ es polisémica. Ellas juegan, el pintor juega, nosotros jugamos. Otrora carnavalescas - las caras - no esconden su juego, son naturales, sanas, libres, vigorosas, jóvenes. El pintor se entrega al goce de la virtuosidad, siendo uno de esos pocos privilegiados capaces de expresarse como quiere, ajeno a las trabas técnicas, a los problemas planteados por un escorzo. El desnudo fluye como escritura, como signografía. Al igual que Gustave Flaubert quien respondió: "Madame Bovary soy yo".. él confiesa hacer un a obra autobiográfica. "Cada obra es confesión, no concesión." A través del desnudo concreta un caudal de elementos conscientes y subconscientes, vividos, soñados y recordados. 

El desnudo se asocia con el erotismo y el deseo. No cabría  eliminar esa reacción primaria ante la pintura de Fernando Ureña Rib. Lo podemos interpretar a manera de estudio coreográfico y danza dionisíaca. Nos recreamos también diagnosticando la volubilidad estilística del pintor y esta suerte de historia del arte aplicada al desnudo. Manifestándose finalmente el expositor un post moderno, a la vez espontáneo y convencido. El desnudo, magistralmente interpretado en Fernando Ureña Rib sugiere y requiere distintas miradas. En la pintura italiana reciente, hay dos corrientes, la transvanguardia y la "pittura colta"s. Ese deslinde conviene también en otras latitudes donde el desnudo de Fernando Ureña Rib pertenecería a la Pintura Culta.  

 

 

MARIANNE DE TOLENTINO

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: June 01, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

CONTACT INFORMATION

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006.
  free hit counter