arte argentino

 

EL ARTE CINÉTICO DEL ARGENTINO

JULIO LE PARC

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

Aunque la obra del argentino Julio Le Parc se inscribe en el denominado arte cinético que se iniciara en los años veinte,  el espectador encuentra en ella mucho más que artificiosos juegos visuales, mucho más que formas técnicamente impecables, caleidoscópicas, cuya única intención sería la de provocarnos una sensación de maravilla o de asombro.

Porque Julio Le Parc indaga en los múltiples, casi infinitos, aspectos de una realidad determinada. Cualquier objeto (una soga, un lazo, por ejemplo) está constituido por millares de hilos o filamentos, y es resaltado por la óptica del artista creador en cada una de sus hebras que se contraponen de manera intrincada para formar y descomponer visualmente el objeto.

Es esa visión de la compleja realidad circundante lo que atrae el ojo del observador y lo que lo hace alejarse y acercarse a la obra de arte de manera reflexiva.

 

Fernando Ureña Rib

 

 

 
 
 

FICHA DEL MUSEO

 

 

JULIO LE PARC

Julio LeParc, (1928- ), pintor cinético, dibujante y grabador argentino formado en Francia, que en 1960 fundó el Groupe de Recherche d'Art Visuel (GRAV). Nació en Mendoza (Argentina) en 1928 y en 1942 se trasladó con su familia a Buenos Aires. A los 15 años comenzó sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes para abandonarlos un año después y continuarlos en 1955. Artista en permanente actividad creadora, formó parte del movimiento que propuso actualizar las disciplinas artísticas argentinas.

Artista revolucionario e innovador que ha contribuido con sus obras al arte cinético y óptico. Hijo de padre ferroviario, vivió hasta 1942 en la ciudad de Palmira, luego se trasladó a estudiar Bellas Artes a Buenos Aires y desde 1958 reside en París, ciudad donde abandonó los medios tradicionales y clásicos de la pintura para experimentar en resonancias, movimientos rotatorios y giratorios, reflejos, luces y sombras. Fundó escuelas de arte e investigó sobre lo visual, el movimiento y los colores, creando junto a otros vanguardistas argentinos y franceses la Nueva Tendencia del Arte Cinético. A lo largo de la década del 60´ participó en la fundación del GRAV (Groupe de Recherche d´Art Visuel), obtuvo la Medalla de Oro de la Bienal de San Marino, el Primer Premio al trabajo en Equipo de la Bienal de París, el Premio Adquisición de la Exposición Internacional y el Premio Torcuato Di Tella en Buenos Aires. Participó también de “Una jornada en la calle” que tuvo lugar en diferentes sitios de París. Ha expuesto en las mejores galerías del mundo y sus obras se encuentran en importantes museos y en lugares no convencionales. En una estación subterránea de la ciudad de Roma se instalaron dos paneles murales de 13 metros de ancho por dos de alto del artista mendocino. En el 2000 realizó una retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, que tiene algunas de sus obras .


Presidió el Centro de Estudiantes de Artes Plásticas y fue miembro del Consejo Directivo de la Escuela de Bellas Artes. En 1957 participó en la Bienal de São Paulo y se inició como pintor semi-abstracto. En 1958, tras obtener una beca para ir a Francia, se instaló definitivamente en París, abandonó los medios tradicionales de la pintura y, en compañía de otros artistas europeos y americanos, fundó dos años más tarde el Groupe de Recherche d'Art Visuel. Realizó investigaciones en el terreno de lo visual, la luz y el movimiento, y tomó parte activa en el grupo Nueva Tendencia. Desarrolló un arte muy experimental, y con una gran inventiva creó estructuras y mecanismos luminosos en los que el placer visual, los efectos sutiles y los elementos de sorpresa sumergen al espectador en un clima de encantamiento (Luz continua, 1960-67).

La obra se convierte así, no en un hecho exterior al espectador, sino en un ambiente en el que este último participa (Formas en contorsión, 1966). En 1966 ganó el Premio de Pintura de la Bienal de Venecia y al año siguiente participó en la exposición que, con el nombre de Luz y Movimiento, se realizó en el Museo de Arte Moderno de París. Allí presentó algunas de sus máquinas, como un gran tambor metálico que refleja y descompone un rayo de luz blanca. En 1987 ganó también el Primer Premio de la Bienal de Cuenca (Ecuador). LeParc fue en su época un vanguardista óptico y cinético.

Entre sus obras, cabe citar: La inestabilidad (1964), El movimiento (1965), Ocho artistas cinéticos (1969), Arte eléctrico (1973) e Imágenes-mensajes de América Latina (1978).
 


 

 

 

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006  
free hit counter